Enfermedades Exporádicas:

Cloacitis en una gallina, hinchazón de la cloaca

Se denomina cloacitis a una inflamación de la cloaca que puede darse en las gallinas reproductoras adultas, como consecuencia de un alto nivel de puesta y tras una debilitación del órgano cloacal, consecuencia del padecimiento de una enteritis o Inflamación del intestino, u aparato reproductor de la gallina, por cualquier origen.

Esta enfermedad infecciosa de las aves de corral que se caracteriza por ulceraciones en la cloaca con flujo purulento que produce la inflamación de la cloaca y los huevos con anomalías bien en su forma o tamaño, suelen ser la causa de la retención de huevos durante la puesta.

El tipo de cloacitis varía según el origen; puede ser por un episodio de estrés agudo, una infección intestinal, un problema uterino relacionado con las hormonas o una combinación de uno o todos, sucede con mayor frecuencia en gallinas y se asocia con un mal funcionamiento de la puesta de huevos.

Por lo general dicha inflamación produce exudados que son vertidos directamente al exterior, lo que se aprecia por una aglutinación de las plumas peri-cloacales, y en el dorso a menudo faltan, estando cubiertas de materia fecal, con excremento, uratos y exudado, (moco). Esta puede cubrirse a su vez con una membrana diftérica amarilla, es decir, la infección también puede causar una cloaca roja o hinchado que puede sangrar.

La cicatrización puede dar resultado a una reducción asociada en la elasticidad y el diámetro de la cloaca, lo que puede ocasionar problemas con la puesta de huevos e incluso, en casos extremos, la defecación.

Durante el transcurso de la inflamación de la cloaca las aves hacen esfuerzos expulsivos, defecan con dificultad y reducen la puesta. Esto provoca una cloaca inflamada, e infección en los sistemas digestivo y reproductivo de la gallina, con los primeros signos emitiendo una secreción blanquecina con mal olor, que puede apestar a levadura fermentada.

Este tipo de secreción indica que la gallina está experimentando estrés y su salud está fallando. Las condiciones dentro de la cloaca se vuelven insalubres ya que el estrés tiene el efecto de aumentar el pH, lo que deteriora su función y predispone al conjunto de cloaca y a los órganos cercanos, el recto y el útero a la infección

La Cloacitis es causada por parásitos o cálculos, así como una infección micótica oportunista, de las mucosas del conjunto de la cloaca (Candida Albicans) que no producen infecciones, salvo que penetren en un individuo inmunodeficiente (tener un sistema inmunitario debilitado) o inmunocomprometido, es más propenso el ave, al estar bajo en defensas, por ejemplo tratada con antibióticos por una afección o enfermedad, que han producido la muerte de las bacterias intestinales y reproductivas, buenas y malas del ave.

Esta dolencia puede ser tratada mediante la irrigación de la zona con yodo diluido y la aplicación de antibiótico tópico en crema (para problemas dermatológicos infecciosos de bacterias y hongos que atacan la piel).

La cloacitis, también conocida por Vent Gleet, inicialmente cursa una intranquilidad de la gallina, que entra y sale del nido, más al realizar constantes esfuerzos expulsivos con el consiguiente agotamiento del ave, que ocasiona la congestión de la mucosa interior que aparece enrojecida, tumefacta, lo que en algunos casos provoca el prolapso de la cloaca.

Se supone también que esta enfermedad infecciosa, es venérea de las aves, pero ningún organismo causante esta descrito como definitivo. Se cree que se propaga por coito, y se caracteriza por una congestión de la membrana de la parte posterior de la cloaca y la parte interior de la misma. La inflamación puede extenderse al oviducto y al ano.

Inflamación de la cloaca avanzada, cloacitis

Inflamación de la cloaca, cloacitis

Síntomas de la cloacitis

Las causas más habituales de la retención del huevo durante la puesta son:

Primeros síntomas:

  • Plumas opacas que pierden su tonalidad.
  • Plumas pegadas al rededor del ano, aparecen grietas y ulceraciones menores.
  • Abdomen hinchado y blando.
  • Disminución de la puesta de huevos o ausente por completo.
  • Falta de vitalidad y cambios posturales de la gallina.
  • Apetito normal, y tienen sed constante.
  • Descenso brusco de la temperatura ambiental durante la puesta.
  • Los huevos sin cáscara o de tamaño y forma anormal.

Síntomas avanzados:

  • Una diarrea acuosa que pronto se convierte en maloliente.
  • Plumas de la cloaca sucias con secreción viscosa o sangre de la cloaca.
  • Evacuación frecuente de pequeñas heces.
  • Apáticas, no reaccionan a estímulos externos.
  • Irritación severa y una hinchazón y enrojecimiento de la cloaca, La piel alrededor del ano está inflamada y roja. La hinchazón aparece, la parte interna de la cloaca en la gallina cae, girando hacia afuera.
  • La cloaca se pone roja e hinchada con aspecto sangriento y distorsionado.
  • Abdomen duro.
  • Perdida de apetito, y tienen sed constante.
  • Espasmo agudo de la zona final del oviducto.
  • Las gallinas viejas o primerizas son las más propensas a los casos de retención.
  • Falta de energía para continuar la gallina, con los esfuerzos expulsores, lo que produce una depresión general en el ave y agrava el problema.
  • Examinar los excrementos microscópica mente para identificar el tipo de infección cloacal (bacterias, parásitos, hongos o levaduras).

Por lo general, no es contagioso para otras compañeras de bandada. La infección generalmente proviene de comer alimentos mohosos o en mal estado (especialmente maíz), agua contaminada, condiciones generalmente insalubres, cultivo agrio (causado por trastornos digestivos), desequilibrio de la flora intestinal (especialmente después de tomar antibióticos orales) y aparearse con gallos infectados.

Es por ello que en todos los supuestos debe actuarse con rapidez, retirando la gallina, y

también para evitar que otras aves picoteen la cloaca roja, colocándola en un lugar tranquilo, con calor y humedad elevada. Los gallos deben ser aislados tan pronto como aparece la cloacitis en el rebaño, para evitar la propagación de la enfermedad por coito.

También se considera que una fuerte infestación de piojos (por sus excrementos, cultivo para bacterias y hongos), puede predisponer las membranas de la cloaca a la infección y este es un factor que puede ser fácilmente eliminarlo desparasitando.

Para obtener una mejor comprensión de la cloacitis, es necesario un conocimiento de la función y la anatomía de la cloaca. Es una estructura compuesta de tres cámaras (ver foto) que se encuentra inmediatamente dentro del respiradero (ano) de la gallina y es una extensión del intestino grueso y el recto.

La cloaca aparece como una agrandamiento en forma de campana al final del recto. Es el lugar de vaciado o encuentro de varios sistemas, el tracto digestivo, urinario y el reproductivo. En las aves les permite orinar, defecar y poner huevos usando una sola abertura (orificio) externo.

La parte de la cloaca que recibe el excremento alimenticio (coprodeum) es la más grande y está situada hacia el extremo de la cabeza de la estructura. Esta es la parte de la cloaca que le permite a la gallina acumular la acción excretora y retener un volumen considerable de excremento en la cloaca. Habrás visto este efecto cuando las gallinas abandonen el nido y producen una gran caca de olor muy fuerte.

La parte de la cloaca donde entran el huevo y la orina es la parte más pequeña llamada urodeum. La parte final de la cloaca se llama proctodeum. Desde el proctodeum, el excremento de alimentos y la porción de orina adherida se pasan directamente al exterior a través del ano.

Cada cámara está separada de la otra por un complejo conjunto de membranas que actúan como válvulas que permiten al ave interactuar con ellas, según sus necesidades. Si estas secciones se infectan o dañan tenemos la cloacitis.

Compartimentos de la cloaca de una gallina

Control:

Después de aislar las aves afectadas, bañar al ave, limpiar las partes externas afectadas, sujetar las plumas alrededor de la cloaca, y romper todas las costras.

Extendemos con un palillo de algodón, una pomada mercurial (yodo), tanto en el exterior como en el interior de las superficies la cloaca, esta se puede alcanzar fácilmente pasando el dedo a través del ano. Se deberá practicar una desinfección completa de los gallineros o locales.

Con el máximo cuidado se lubricará con aceite o vaselina bórico la cloaca, procurando que el líquido penetre en el interior del tramo final del oviducto, y aplicar una crema antifúngica (para los hongos), luego iniciaremos con gran suavidad un delicado masaje, intentando que el huevo se sitúe en buena posición y se traslade en dirección descendente.

En algunos casos, una dieta demasiado alta en proteínas, pueden causar este problema. En tales casos será necesario cambiar la dieta alimentaria para corregirla.

Durante el tratamiento, evitar alimentar con demasiada comida acuosa como la sandía. Puede prevenir agregando un tapón o cucharada de vinagre de sidra de manzana, y si es con la madre mejor (sustancia espesa y turbia con muchas propiedades beneficiosas), por cada litro de agua potable, para controlar el PH (previene el crecimiento de levadura) en su sistema digestivo, solo utilizar en los recipientes plásticos de agua, en los de metal pueden corroerse.

Tratamiento:

Si no se trata, puede causar problemas en el tracto reproductivo, dejando el tejido

cicatricial interno o alrededor del orificio de la cloaca causando deformidad. Si el tracto reproductivo está dañado, el ave puede volverse in fértil y al deformase los tractos reproductivos o de la cloaca, la gallina no puede expulsar el huevo.

Como resultado de esto, podría desarrollar peritonitis que a menudo es fatal.

Un complejo vitaminado después del tratamiento, fortalecerá a nuestras aves;

  • La falta de vitaminas B y vitamina K causa sangrado y hematomas.
  • El desprendimiento de la pluma indica insuficiencia de vitamina E y colina.
  • La producción reducida de huevo indica una deficiencia de vitaminas A y D.

Por supuesto siempre debemos seguir el consejo y medicación de nuestro veterinario.

Estado natural esponjoso de las plumas

Estado natural esponjoso de las plumas

Bibliográfica:

 

MERCK & CO. (1995). Manual Merck de Veterinaria . Rahway, N. J., EEUU.

BUXADÉ, P. (1987). La gallina ponedora . Ed. Mundiprensa. Madrid.

DORN, P. (1987). Manual de patología aviar . Ed. Acribia. Zaragoza.

HOFSTAD, M. S. (1984). Diseases of Poultry . Iowa State University Press, Ames, Iowa.

ZARZUELO, E. (1982). Vademécum de la patología infecciosa de las aves domésticas . Ed. Aedos, Barcelona.

CASTELLÓ, F y CASTELLÓ, J. A. (1960). El nuevo arte de criar gallinas. Ed. Aedos, Barcelona.

OROZCO, F. (1989). Razas de gallinas españolas. Ed. Mundiprensa. Madrid.

LACADENA, J. R. (1998). Genética . Ed. AGESA

PUERTAS, M.J. (1992). Genética, fundamentos y perspectivas. Ed. Interamericana McGraw – Hill.

SANCHEZ-MONGE, E. (1969), Genética . Ed. Espasa – calpe S.A.

OROZCO,F y ROBLA, F. (1986). Aspectos genéticos del gallo de León. XXIV Simposio de la WPSA (Sección española): 199 – 212.

DE LA LOMA, J.L. (1973). Genética general y aplicada . Ed. UTEHA.

CASTELLÓ, J.A., LLEONART, R., CAMPO, J.L., OROZCO, F. (1989). Biología de la gallina. Real Escuela de Avicultura.

LLEONART, F. ROCA, E. CALLÍS, M. GURRI, A. PONTES, M. (1991). Higiene y patología aviares . Real escuela de avicultura.

STURKIE, P.D. (1968). Fisiología Aviar. Ed. Acribia. Zaragoza.

LOHMANN ANIMAL HEAFTH (2012)

 

Os pueden interesar estos otros apartados

 

Gallinas Cluecas o Lluecas

Aparato Reproductor Gallo

Gallus Varius

 

Quieres compartir, o comentar en tus redes sociales.