Alimentación de las gallinas.

Consumo de alimento de una gallina para un año
Consumo estimado de alimento de una gallina para un año.

De todas las aves, las domésticas son las más fáciles de alimentar.

 

A estas queridas amigas les gusta cualquier producto alimenticio, es decir que no tienen escrúpulo a la hora de ingerir, aunque este enterrado en el estiércol.

 

En la alimentación de las gallinas podemos utilizar gran número de productos alimenticios procedentes, unos, en su mayoría, del reino vegetal (granos de cereales, salvados, harinas, forrajes, subproductos de la industria molinera, arrocera, cervecera, et.  y otros del reino animal, muy valiosos en la alimentación de la gallina por su riqueza en proteínas y sales minerales (leche y subproductos, harinas de carne y pescado. et. 


 

No dejan escapar nada, se les ve durante todo el día escarbar y picotear por cualquier parte para buscarse la vida.

 

La semilla más pequeña no escapa a su mirada penetrante, la mosca de más rápido vuelo no puede eludir la prontitud con que la atrapa su pico, el gusano que sale a respirar no tiene tiempo para inhibirse a su mirada, e inmediatamente es capturado y engullido.

 

Normalmente se suele arrojar a las aves una o dos veces al día, en el corral o en el patio, cierta cantidad de grano, bien sea maíz, trigo, avena, un poco menos de la que consumiría si dispusiese de él en abundancia. No hay insecto que nuestras gallinas no devoren, les gusta extraordinariamente las moscas, escarabajos, saltamontes, grillos y por supuesto todo genero de larvas.

 

Lo bueno si se puede en el verano, es conveniente abrir por la tarde la puerta del gallinero y dejar sueltas a las gallinas en el huerto o campo cercano durante una hora, pues al atardecer abundan los insectos.

 

No existe clase alguna de alimento, animal o vegetal, que no sea aceptado por la gallina.

 

La gallina picotea las partículas más duras, se apodera de toda clase de insectos y se alegra de todo tipo de semillas.

 

También aprovecha las hojas de todas las gramíneas y malas hierbas y todo genero de desperdicios caseros o como del ganado vacuno.

Para comprender debidamente el problema que nos planteamos a esta pregunta: 

 

¿ Que alimentación doy a mis gallinas ?

 

Es necesario conocer los distintos aspectos que influyen en ello.

 

Primero ; necesitamos estar familiarizados con los procesos que tienen lugar en el organismos de nuestras aves. Debemos conocer bien que es la digestión, y el metabolismo, procesos mediante los cuales los alimentos se hacen asimilables por el organismo de nuestras gallinas.

Más información Sistema digestivo gallina Castellana negra

 

Segundo ; es indispensable tener un profundo conocimiento de los alimentos, no solo de su composición química, sino también de su digestibilidad y sus características físicas, como la textura. Necesitamos conocer bien el valor de cada alimento en comparación con los demás.

 

Tercero ; necesitamos conocer las necesidades alimenticias de nuestras aves. Cada clase de aves de corral, como las gallinas, los patos, los gansos y los pavos, tienen necesidades especificas.

 

Cuarto ; limitándose a la alimentación de las gallinas, que es lo que nos compete, el problema depende del fin con que se exploten estas y de las condiciones en que se mantengan.

Las necesidades de las gallinas ponedoras son distintas a los de pollos en crecimiento, o de las aves de engorde.

Debemos conocer las reacciones o síntomas que se presentan cuando no se satisfacen esas necesidades o cuando exista una deficiencia , aunque sea parcial.

 

Después de obtener esta información sobre los principios de la nutrición de nuestras gallinas, es cuando nosotros criadores, aprendices, amater, lo que intentamos hacer es convertir la ciencia de la alimentación en el arte de la alimentación de nuestras gallinas.

 

No son necesarios alimentos especiales para nuestras gallinas durante el verano, pues ellas solas son capaces de seleccionar y obtener en cantidades suficientes de todo lo que necesiten para satisfacer sus necesidades.

 

Pero claro está, hay periodos que hay que ayudarlas, pues la producción de sustancias que han de acumularse en su organismo, exige ciertos elementos cuya obtención puede quedar fuera de su alcance durante las épocas que están realmente prisioneras en el gallinero o galpón y por consiguiente privadas de su libertad.

 

Las gallinas que viven con una ración ejemplo (maíz, trigo, sorgo...) durante el verano no se nutren solo de este grano, sino de la variedad de alimentos que ingieren, y como son más prolíficas durante la estación calurosa, se mantienen en mejores condiciones para poner huevos, que es lo que queremos, mediante la rápida conversión de los alimentos en huevo y grasa.

Pero hay que tener en-cuenta que una sobre-alimentación prolongada puede producir la degeneración grasa de su hígado.

 

Entre los alimentos que se les permite consumir en algunas ocasiones, todo depende del avicultor, y que no pueden ser considerados como alimentos comunes, figuran las semillas de girasol, la harina de linaza o (torta oleaginosa), la semilla de colza y la de mijo.

 

Aunque todos estas semillas son ricos en nitrógeno, contienen grandes proporciones de grasa, lo cual predispone el engorde del ave y ademas los aceites que contienen dichas semillas inducen a la caída de la pluma y determinan una muda prematura.

 

Uno de los alimentos más importantes es el heno de trébol, alfalfa ( en flor mejor), finamente picado. Es muy rico en minerales y nitrógeno y contiene gran proporción de hidratos de carbono, dependiendo de su volumen, reduce o diluye los alimentos concentrados de los granos, con esto quiero decir que siempre tienen que tener verde, más adelante hablaremos de ello.

 

Otra cosa muy importante y que no se le da mucha importancia que merece, es que nuestras gallinas siempre tienen que tener a su alcance una cantidad abundante de arenilla, grif, ostrillas trituradas, pues sin estos productos no podrían aprovechar completamente ningún alimento si no hay una masticación completa, así como la carencia de calcio para formar la cascara del huevo.

 

¿Puede una gallina equilibrar por si sola su propia ración ?

 

Se han dado a conocer numerosas opiniones y teorías al respecto, recordar que nuestras gallinas son muy selectivas por orden de avidez, primero lo que más les guste y así en ese orden.

 

En realidad se acerca mucho a ese principio cuando se le dan grano y mezcla a discreción.

 

Las mezclas si han sido debidamente preparadas, son ricas en proteínas, vitaminas y minerales, mientras que los granos contienen más elementos energéticos.

 

Por lo tanto la gallina ingiere la cantidad que desea de grano y mezcla y equilibra su ración de modo bastante satisfactorio.

 

Hay también una evolución hacia otras practicas más modernas, es decir las mezclas únicas, con lo que se pretende aglutinar el suministro del grano, minerales , vitaminas, correctores, et, estamos hablando del pienso, un subproducto que compramos habitualmente en la cooperativa o en tiendas de suministros agrícolas en sacos de 25 kilos, en formato, bien sea molido o en pellet.

 

Tenemos una gran riqueza de datos sobre las necesidades de nuestras gallinas ponedoras. Sabemos que en el desarrollo de los pollos es muy rápido en su primera edad y que la ración debe proporcionar gran cantidad de proteínas para satisfacer las necesidades de este crecimiento activo.

 

Los conocimientos sobre las vitaminas se han acumulado en un periodo tan corto y reciente, que es difícil apreciar la importancia de su influencia en la alimentación de nuestras aves.

Sin embargo, cada vez que descubrimos nuevos hechos sobre cualquier problema de la alimentación nos preparamos mejor para intentar resolverlos con mayor inteligencia.

 

Hoy en día contamos con un conocimiento bastante satisfactorio sobre la alimentación de nuestras aves, que nos permite proceder de una forma eficaz.

 

Esto es especialmente cierto si consideramos los conocimientos básicos heredados de nuestros ancestros avicultores, referentes a los principios fundamentales de la nutrición, es decir en la experiencia práctica, método de ensayo y observación de los errores.

 

Pero solamente se podrá aplicar con éxito en métodos donde prevalezcan las mismas condiciones.

 

Por ejemplo; si tenemos el mismo tipo de gallinas, del mismo peso, que produzcan el mismo numero de huevos y se alimenten con los mismos alimentos de idéntica, composición, calidad y preparación, dentro del mismo medio, podremos esperar los mismos resultados.

 

Pero claro esta cuando existe alguna variación en cualquiera de los innumerables factores que afectan a nuestras aves, obtendremos seguramente resultados distintos, a no ser que contemos con conocimientos fundamentales para adaptarnos a las nuevas condiciones.

 

Es normal que nos preguntemos, cuáles son los factores o principios para dar a nuestras gallinas la mejor alimentación posible.

 

Antes de que podamos modificar los antiguos métodos, es necesario contar con una información fidedigna, sobre todo si en la información es radical con las prácticas comúnmente aceptadas.

 

Al final, la acumulación de los conocimientos adquiridos de nuestros ancestros, que es la base, nos permitirá con los nuevos productos, aclarar e interpretarlos debidamente.

 

Es esta la información que necesitamos para alcanzar una clara comprensión de los diversos problemas de la alimentación y mejores productos que podemos dar a nuestras nuestras gallinas.

 

En este apartado que sera extenso, trataremos todos los temas referentes a la alimentación de nuestras gallinas, tanto vegetales y hortalizas, gramíneas, minerales, vitaminas, tablas de mezcla, piensos et.

 

Los iré desglosando por apartados, con información fácil de entender, fotos y comentarios del populacho entendido en estos menesteres, que muchas veces son más acertados, a favor o en contra, por el relato de sus propias experiencias.

Ahora seguiremos viendo otros apartados que tienen mucha importancia para que tengamos una base objetiva, que siempre nos hace falta para una mejor compresión.


Las diversas clases de alimentos para nuestras aves.

 

Los alimentos que podemos utilizar en la alimentación de nuestras gallinas no tienen una composición uniforme, ni un valor nutritivo definido, sino que éste depende de su composición y del porcentaje que contenga los principios inmediatos que entran en la constitución de la misma; por esto, a la relación de su riqueza en principios inmediatos, los alimentos los podemos agrupar o clasificar-los de la siguiente forma:  

 

Acuosos ; son los (forrajes, hierbas, raíces, tubérculos), cuando el agua entra en su composición en proporción superior al 20 %

 

Concentrados ; son los (granos, harinas, tortas, et..), cuando el porcentaje de agua es inferior al 20 %

 

Fibrosos ; cuando la riqueza en elementos fibrosos (celulosa) es superior al 15 % (pajas, granzas, granillos).

 

Proteicos ; o ricos en proteínas (harinas de carne, pescado, crisálidas, sangre), cuando su riqueza en elementos nitrogenados (proteínas) es mayor del 30%

 

Energéticos ; como (tortas de semillas oleaginosas), cuando su contenido en materias grasas es superior al 25 %

 

Correctores ; aquellos que destacan por su alto contenido en sales minerales, vitaminas, proteínas o materias colorantes ( harinas de huesos, conchilla de ostras, aceite de hígado de bacalao, pimentón, et.

 

Con esta clasificación de los alimentos nos permite hacer una mejor aplicación y administrándose-la a nuestras gallinas en las distintas épocas de su desarrollo y en la relación de sus exigencias nutritivas, que son naturalmente muy distintas en las ponedoras, que para las aves en crecimiento, de las de engorde o cebo. 

 

 ¿Como determinar las necesidades de los alimentos

para nuestras gallinas?

 

El motivo principal que se persigue al determinar las necesidades de alimentos, es llegar a establecer normas o norma, que nos permitan alimentar a nuestras gallinas con fines específicos, es decir mediante experimentos reales de alimentación, existen varios métodos que nos ayudaran.

 

Observación y experiencia :

Se puede considerar este sistema como un método de tanteo.Suele resultar costoso porque puede dar ocasión a muchos errores y fracasos, y muchas veces interpretaciones erróneas.

La observación nos permite apreciar si se esta consiguiendo de forma satisfactoria el sostenimiento del organismo de nuestras aves, tanto de la producción o reproducción.

En este método se suele ocasionar desperdicios de alimentos por suministrar raciones conteniendo los principios nutritivos en proporciones inadecuadas. No  nos permite deducir normas fundamentales, pero a la larga nos puede resultar relativamente satisfactorio.

 

Ensayos comparativos de alimentación :

La mayor parte de los experimentos en la alimentación de nuestros ancestros eran de esta naturaleza.

Por ejemplo para comparar el valor nutritivo del maíz, el trigo y la avena, se daban estos granos a las gallinas a discreción, es decir sin ningún limite y se observaban los resultados obtenidos en cuanto al aumento o pérdida de peso o de producción.

También se comparaba el valor de las proteínas suministrado en diferentes formas, como con harina de carne, harina de pescado y leche en polvo o desecada.

Estos experimentos no eran muy exactos, porque intervenían en ellos muchas variables, ademas los principios nutritivos tenían que suministrarse por debajo de la cantidad mínima necesaria para poder tener una estimación de los valores comparativos.

 

Experimentos precisos de alimentación :

En estos experimentos se hacen ensayos controlados de alimentación.

Para poder obtener estimaciones exactas, se emplean raciones formadas por principios nutritivos puros o raciones de valor bien conocido.

En estos experimentos cualitativos se establece una ración base y se le adicionan cantidades adecuadas de principios nutritivos conocidos, solos o en diversas combinaciones.

De este modo se puede determinar las deficiencias nutritivas de un alimento o de una ración. En el ensayo de la ración  se suministra en cantidades inferiores o superiores a las necesidades probables para poder determinar la cantidad exacta que es esencial para el mejor régimen alimenticio de nuestras gallinas.

Aunque ahora mismo tenemos en el mercado piensos muy bien proporcionados, con todos los nutrientes, vitaminas, et.

 

Métodos para realizar e interpretar  los experimentos :

Se deben satisfacer o perseguir algunos requisitos esenciales.

En un experimento o prueba, deben eliminarse todas las causas de variación exceptuando la sometida al estudio.

Los animales empleados deben ser de la misma raza, linea, origen. Los progenitores deben alimentarse y cuidarse uniformemente. Las aves empleadas en el experimento deben distribuirse de modo uniforme en los lotes en cuanto a su tamaño, edad, madurez sexual, herencia, producción anterior de huevos, condición y salud. también los pollitos si proceden de distintas incubadoras se deben distribuir uniformemente.

 

La ración base debe estar formada por el menor numero de ingredientes de valor nutritivo. Si es posible debe prepararse una cantidad suficiente de la ración base para todo el experimento, siempre que los productos utilizados no sufran alteración. La ración base, complementada con los productos variables nos debe producir crecimiento, producción y reproducción de tipo normal.

A fin de lograr el consumo proporcional de todos los ingredientes, debemos suministrarlos en forma de mezcla única, finamente molido, o en pellets, salvo que el estudio que queramos realizar sea de la naturaleza mecánica de los alimentos (granos).

Nos interesa proporcionar la cantidad de alimento para que sea consumido antes del próximo suministro. La hora en que demos la ración, tiene que ser tan regular como sea posible. 

Es esencial realizar que las condiciones de todos los experimentos sean iguales, en referencia al medio, como la duración del día, el alojamiento, la temperatura y factores similares. Debemos prolongar el experimento, durante todo el tiempo que haga falta para obtener diferencias significativas, y claro está cada uno pone las variables que le interese para su corral o galpón.

 

Comer, no comer, esa es la cuestión para nuestras gallinas

Comer, no comer, esa es la cuestión para nuestras gallinas

Comer, no comer, esa es la cuestión para nuestras gallinas, versión en.


Criterio para elegir los alimentos.

 

La elección de los alimentos es de esencial importancia para nuestras gallinas. Al ir a comprar un pienso, granos o cereales, no nos debe seducir su precio en el mercado, sino conocer antes su composición, y a razón de ella establecer el valor del pienso en unidades alimenticias (U. A). o en proteína.

Sobre este particular, procuraremos buscar aquellos piensos que mayor cantidad de U. A. dan por unidad de peso, con lo que además economizaremos desde el punto de vista del transporte.

 

La facilitad de adquisición de los piensos en las cercanías de nuestro corral, nos servirá para economizar en gastos, mermas, alteraciones et. que siempre acompañan en la compra del mismo y además nos permitirá renovar nuestras existencias e imponer a nuestras gallinas una alimentación regular, evitando con ello los cambios bruscos de alimentos, que tantas alteraciones producen en el organismo de las gallinas

 

En cuanto al valor nutritivo, las gallinas como todas las aves son animales de un activo metabolismo, dotadas de un reducido aparato digestivo que impide la utilización de los piensos fibrosos y de las raciones voluminosas, por lo que requieren, para su perfecto desarrollo de sus funciones, que se les administran piensos concentrados, es decir, raciones poco voluminosas, ricas en principios extractivos y dotadas de un alto coeficiente de digestibilidad.

 

Visto estos apartados, que nos dan un punto de vista que a lo mejor no teníamos y si habéis llegado hasta aquí, bien sea por su fácil lectura o interés que os suscita, yo encantado de ello.

 

Pasemos ahora a ver los distintos productos que la naturaleza o la industria nos ofrece para la alimentación de nuestras gallinas, los agrupamos para su mejor compresión y más didáctico estudio, en relación con su origen, composición, indicación alimenticia, et. siguiendo este enlace.

 

Alimentos para las gallinas Castellanas;

 

Cereales, semillas, verduras, forraje.

 

 

Quieres compartir, o comentar en tus redes sociales.