Vitaminas para nuestras gallinas

Las Vitaminas para nuestras gallinas, A, B, E, D, Folic acid, K, Minerals.Sus propiedades y cuando utilizarlas.
Las Vitaminas para nuestras gallinas.

METABOLISMO :

 

Describiremos primero los conceptos generales, y de que se compone, como:

Hidratos de carbono.
Grasas y aceites.
Proteínas.

Estos incluyen la construcción (anabolismo) y romper (catabolismo) de las sustancias químicas que constituyen el cuerpo.

Los procesos varían de una especie a otra, dependiendo de las características biológicas, químicas heredadas y también de variaciones individuales, que incluyen la edad y la actividad, así como los factores ambientales como la dieta y la exposición al calor o al frío en nuestras aves.


Metabolismo puede ser descrito simplemente como la utilización de los alimentos y sus efectos en el cuerpo.

Este grupo abarca aquellas enfermedades donde la química del cuerpo se ha perturbado. A veces podemos explicar cómo y donde el mecanismo ha ido mal, pero rara vez podemos explicar la causa. No hay una razón obvia, como una invasión por bacterias u otros agentes infecciosos.

 

En una proporción determinada de los casos es posible rastrear el problema de una alteración de la producción de hormonas de las glándulas de secreción interna. Las hormonas o los llamados mensajeros químicos modifican la tasa y tipo de actividad de muchas de las reacciones químicas básicas, todo esto es ineludible para la vida de cada célula, y del conjunto de todo el cuerpo del ave.

 

Cuando las hormonas se producen en cantidades demasiado bajas o sobrecargadas, las reacciones complicadas del cuerpo dejan de funcionar correctamente. Algunos de estos trastornos ocurren sin razón aparente, mientras que otros se producen como resultado del exceso de estrés de ser colocado en un sistema particular del cuerpo.

Al principio, el organismo del ave toma la tensión y lo lleva normalmente por un tiempo.

 

El estrés, el ansia, la inadecuada alimentación, inactividad, cansancio, miedo, y exposición a temperaturas extremas. En ocasiones una glándula puede estar dañada directamente por la lesión, o puede ser reemplazada por las células tumorales.

El cambio de células de tejidos normales, un trastorno metabólico, todo esto nos ayudara a la comprensión de los trastornos metabólicos de nuestra gallinas.

 

Hidratos de carbono :

La relación de hidratos de carbono a la enfermedad es triple. Los hidratos de carbono (que incluyen almidones, azúcares y celulosa) pueden ser en realidad deficiente en la dieta. Esto es extremadamente raro en el rango promedio de las dietas de aves, excepto cuando se murió de hambre la gallina, alimentada con alimentos que tienen anomalías, o está completamente fuera de la alimentación o dieta.

 

Los hidratos de carbono de forma inadecuada pueden ser metabolizados debido a la falta de ciertas vitaminas, un exceso de alimentos fibrosos indigeribles, la interferencia mecánica con la digestión, o enfermedad pancreática que afecta a los procesos digestivos.

En tercer lugar, pueden causar la enfermedad, la cantidad al ser excesivo en la dieta en relación con otros alimentos esenciales.

 

Los defectos en el metabolismo de los hidratos de carbono son comunes, incluso cuando la proporción y tipos de estos alimentos son correctos. Su utilización normal depende primero de la absorción en el intestino. Si el movimiento del intestino o secreciones son anormales, incluidos los del estómago y del páncreas, regurgitación o diarrea son susceptibles de provocarlo.

Las causas son numerosas e incluyen deficiencias de vitaminas, cuerpos extraños, infecciones, el agotamiento de los tejidos de la corteza suprarrenal y algunos tipos de intoxicación.

En la vejez, carbohidratos espontáneos, trastornos digestivos surgen especialmente cuando proteínas de buena calidad son bajas en la dieta. In-gesta excesiva de hidratos de carbono no está necesariamente asociada con comer en exceso.

 

La digestión y absorción, con un deterioro de excedentes de alimentos puede conducir a la acumulación de una cantidad excesiva de grasa corporal. Normalmente esto se deposita en los depósitos de grasa especiales diseñados para este fin, debajo de la piel, que recubre la cavidad del cuerpo, y así sucesivamente.

En la disfunción glandular y otros trastornos debidos a causas casi desconocidos, la grasa se puede depositar prácticamente en cualquier lugar en el cuerpo, tales como en los tejidos conectivos que mantienen juntos los diversos órganos. Esta infiltración grasa es más notable en los órganos altamente activos, tales como el hígado, corazón y riñones, lo que dificulta gravemente.

 

Los carbohidratos son los principales y más fácilmente disponibles de formas de energía. Son los llamados alimentos de almacenamiento o almidones, que forman una gran parte de la dieta normal y se encuentran en altas proporciones en los alimentos tales como granos de cereales, y frutos. La carne también tiene muy alto contenido de hidratos de carbono.

 

Todos los carbohidratos contienen átomos de carbono, hidrógeno, y oxígeno, combinados juntos en cadenas o anillos con diferentes ramas laterales. Las unidades estructurales de la cual se forman los hidratos de carbono son conocidos como azúcares. Los simples azúcares de 6 carbonos se denominan monosacáridos; los más complejos tales como lactosa y sacarosa son conocidos como disacáridos, mientras que los almidones y celulosa con numerosas moléculas se denominan polisacáridos.

 

El glucógeno es fabricado por el hígado, los órganos y músculos activos y de hidratos de carbono simples o azúcares. El glucógeno se acumula y se puede movilizar por diversos mecanismos nerviosos y químicos a muy corto plazo cuando se necesita una inundación repentina de la energía.

 

 

Grasas y Aceites :

Al tener falta de grasas y aceites, especialmente tiende a obstaculizar la absorción de las vitaminas solubles en grasa A y E, y los resultados en su deficiencia, incluso cuando están presentes en el alimento. Las grasas en la dieta si son bajas, los hidratos de carbono y proteínas no se utilizan de manera eficiente.

 

Aunque la enfermedad reconocible no puede manifestarse, por ello el ave tiende a comer en abundancia, la conversión de carbohidratos en grasa corporal la cual tiene un efecto perjudicial en los tejidos, especialmente en las arterias y hace al ave lento. Una dieta alta en grasas puede alterar la digestión, y tiende a reducir el apetito; a menos excesiva, esto produce un ave delgado pero activo con un plumaje brillante.

 

Los aceites minerales tales como parafina líquida no son absorbidos y en la lubricación del tracto digestivo que también quitan valiosas vitaminas solubles en grasa, ellas se excretan en las heces o cacas.

Vitaminas A y E son oxidadas y dañadas por sustancias en aceites rancios.

Las semillas oleaginosas como la linaza no sufren de esta ranciedad, mientras estén frescos, granos tratados térmica-mente, rancios, y el aceite de hígado de bacalao rancio son importantes causas de la mala salud de la vitamina y destrucción. Los productos químicos que causan enrancia-miento de las grasas son en sí mismos tóxicos para las aves.

 

Las grasas son una fuente concentrada de energía, pero que son en gran parte reemplazable en esta función, por hidratos de carbono; algunos aceites o grasas in saturadas son, sin embargo, más activas químicamente y parecen ser esenciales para el crecimiento de los pollos. La mayoría de las semillas y los frutos secos contienen estas grasas aceitosas y son, por tanto, preferible a las grasas animales, a excepción de los aceites de pescado.

 

Grasas y aceites (grasas inestables) constan de ácidos orgánicos llamados ácidos grasos. También están compuestas principalmente de carbono, hidrógeno y oxígeno. Las grasas son las reservas de largo plazo de la energía almacenada concentrada que también suministre aislamiento térmico y una cierta protección contra las lesiones.

Además, ayudan a mantener la salud de la piel y el plumaje y la ayuda en la absorción de vitaminas solubles en grasa. Siendo la comida escasa, las grasas son utilizados por el cuerpo. La grasa es también una fuente de ciertos ácidos grasos in-saturados que son ingredientes esenciales de la dieta.

 

Un nivel excesivamente alto de grasa en la dieta retarda el vaciado del estómago y por lo tanto la digestión de todos los alimentos en el tracto digestivo. Por tanto, es un desperdicio e interfiere con la utilización de otro alimento vital.

 

Proteínas :

Se utilizan en la formación del tejido corporal necesario para el crecimiento, para reemplazar proteínas en las funciones corporales, y suministrar las proteínas requeridas en la producción de huevos. Las proteínas también están presentes en alta proporción en la mayoría de los órganos y tejidos del cuerpo, en particular plumas, piel y apéndices, corazón, hígado, riñón y en los huevos.

 

Las proteínas son cadenas largas de compuestos, más pequeños, llamados aminoácidos que contienen carbono, hidrógeno y oxígeno además de nitrógeno y de azufre de vez en cuando.

 

La proteína es el tercer y último almacén de energía. En la inanición o enfermedad prolongada, después de que la mayoría de los depósitos de almacenamiento de grasa se han agotado, el cuerpo comienza a utilizar este material restante que le queda.

Pérdida de masa muscular y se vuelve más notable, en el pecho y las extremidades. La proteína se rompe decantando su elemento que contiene nitrógeno y se convierte en una sustancia de hidratos de carbono que puede ser utilizado fácilmente. La mayor parte del nitrógeno se excreta en la orina. La consiguiente pérdida de peso en las aves es alarmante.

 

En ciertas circunstancias, por ejemplo cuando hay un desequilibrio de proteína en la dieta, el metabolismo se trastorna y los subproductos creados se acumulan en el cuerpo, produciendo depósitos gotosos cerca de las articulaciones de la extremidades y en los órganos internos. Hay una veintena de diferentes tipos de aminoácidos, unos determinados pueden ser fabricados por el ave, y por lo tanto son llamados aminoácidos no esenciales.

 

El otro grupo, los aminoácidos esenciales, no puede ser fabricado por el ave y se debe suministrar en el alimento o dieta. Proteínas vegetales tienden a ser deficiente en ciertos aminoácidos esenciales y, por tanto, a menudo es deseable añadir los suplementos especiales de proteínas a la dieta de las aves que comen semillas estando en cautividad., es decir que pastoreen en huertos o prados.

En estado salvaje o libre, las gallinas comen una gran variedad de invertebrados, obteniendo de esta manera la proteína animal y los aminoácidos esenciales.

 

Los requisitos exactos de los diferentes aminoácidos para las aves son desconocidos, incluso para las aves de corral, y difieren según el género o raza. Parecen necesarias para la pigmentación de la pluma la tirosina y lisina, mientras que el primero se utiliza también en la formación de la hormona tiroidea.

Aun cuando el análisis de un producto alimenticio puede mostrar una proporción razonable de proteína, por ejemplo de 12 a 17 %, no necesariamente significa que la proteína que contiene es de valor para las aves. Gran parte de proteína vegetal es de mala calidad debido a que contiene cantidades insuficientes de los aminoácidos esenciales.

 

De hecho, las semillas comunes de alimentos de las aves, ejemplo; el maíz, son bajos en proteína total y también son deficientes en metionina, cisteína, tirosina, y algunos otros aminoácidos. Si los alimentos de proteínas son de baja calidad, la salud sufre de acuerdo con el tejido, al tener más hambre de alimento amino-ácido.

Dado que los tejidos glandulares, el músculo y la piel tienen altos requisitos de dichos aminoácidos que contienen azufre, períodos prolongados en una dieta deficiente de esta manera conducen a las enfermedades hepática y renal, la mala reproducción, pieles casposa, descolorado plumaje y debilidad muscular.

 

Excesivo de proteínas en la dieta de las aves granívoras aumenta los requerimientos de vitamina B12, lo que puede producir síntomas de deficiencia de vitamina B, especialmente en pollos. Las aves que hurgan o escarban en la basura, estiércol y comen carne o restos pescado, normalmente es una dieta que contiene 25 a 30 % de proteínas de buena calidad.

 

No sólo hace que su dieta contenga cantidades considerables de vitamina B12, pero su constitución se adapta a esta dieta alta en proteínas. Las necesidades de proteínas de aves en general parecen ser más altos que los de los mamíferos. Los altos requerimientos de las gallinas reproductoras y pollitos necesitan mucha proteína animal en forma de invertebrados tales como insectos.

 

Un resultado a largo plazo de ambas cantidades muy altas o muy bajas de proteína en la dieta, en la caca las defecaciones en forma de gota a través de la cloaca. Esto puede ser el resultado de la tensión y el agotamiento del tejido renal normal, o daño a los riñones por la falta de las materias primas para su reparación.

 

 

 

Las Vitaminas, propiedades y usos

 

 

Bibliográfica:

MERCK & CO. (1995). Manual Merck de Veterinaria . Rahway, N. J., EEUU.

BUXADÉ, P. (1987). La gallina ponedora . Ed. Mundiprensa. Madrid.

DORN, P. (1987). Manual de patología aviar . Ed. Acribia. Zaragoza.

HOFSTAD, M. S. (1984). Diseases of Poultry . Iowa State University Press, Ames, Iowa.

ZARZUELO, E. (1982). Vademécum de la patología infecciosa de las aves domésticas . Ed. Aedos, Barcelona.

CASTELLÓ, F y CASTELLÓ, J. A. (1960). El nuevo arte de criar gallinas. Ed. Aedos, Barcelona.

OROZCO, F. (1989). Razas de gallinas españolas. Ed. Mundiprensa. Madrid.

LACADENA, J. R. (1998). Genética . Ed. AGESA

PUERTAS, M.J. (1992). Genética, fundamentos y perspectivas. Ed. Interamericana McGraw – Hill.

SANCHEZ-MONGE, E. (1969), Genética . Ed. Espasa – calpe S.A.

OROZCO,F y ROBLA, F. (1986). Aspectos genéticos del gallo de León. XXIV Simposio de la WPSA (Sección española): 199 – 212.

DE LA LOMA, J.L. (1973). Genética general y aplicada . Ed. UTEHA.

CASTELLÓ, J.A., LLEONART, R., CAMPO, J.L., OROZCO, F. (1989). Biología de la gallina. Real Escuela de Avicultura.

LLEONART, F. ROCA, E. CALLÍS, M. GURRI, A. PONTES, M. (1991). Higiene y patología aviares. Real escuela de avicultura.

STURKIE, P.D. (1968). Fisiología Aviar. Ed. Acribia. Zaragoza.

 

 

Quieres compartir, o comentar en tus redes sociales.