Sistema Muscular Gallina

Sistema Muscular Gallina.
Sistema Muscular Gallina.

 

El sistema muscular de la gallina, proporciona la actividad mecánica para el ave, como es la movilidad de las diferentes partes del esqueleto o sus apéndices.

 

El movimiento de materiales alimenticios a lo largo de órganos tubulares como es el sistema digestivo.

 

Los conductos de aire pulmones y sacos aéreos, los vasos sanguíneos, y el bombeo de la sangre a través del sistema circulatorio por el corazón.

 

 Los músculos se estructuran a partir de células musculares especiales en forma de fibras que tienen la 


capacidad de contraerse o acortar, cuando se relajan alarga el músculo.

 

La musculatura de las aves posee una mayor densidad de la fibra muscular o miocito y menos tejido conectivo que la de los mamíferos. La grasa intramuscular es más escasa y el color del músculo depende de la región corporal y la especie.

 

Los músculos que permiten la impulsión o vuelo del ave son especialmente importantes, como también los que controlan la acción o movimiento de corazón, vasos sanguíneos, intestino y otros órganos vitales.

 

Estructura de un músculo esquelético

 

El músculo voluntario típico consiste en haces o conjunto de fibras musculares largas. Cada fibra está hecha de hebras largas llamadas miofibrillas que, a su vez se componen de segmentos llamados miofilamentos.

 

Los miofilamentos consisten de filamentos de miosina y los filamentos de actina dispuestos de modo que el filamento de la miosina es un núcleo rodeado por los filamentos de actina que no son continuas sino que forman una estructura en forma de tapón en cada extremo. 

Los músculos esqueléticos están unidos a los huesos por, bandas o cordones fibrosos muy fuertes llamados tendones.

 

Componentes de un músculo de gallina.
Componentes de un músculo de gallina.

Tipos musculares, clases.

 

Tipos de fibras musculares esqueléticas

 

Hay dos tipos, blancos y rojos de las fibras musculares esqueléticas encontradas en las aves y todos los músculos tienen algunas fibras blancas y algunas fibras rojas. Sin embargo, la proporción varía y algunos músculos son predominantemente blancos y otros predominantemente roja u oscura. 

 

Fibras blancas carecen del compuesto llamado mioglobina, pero almacenan más glucógeno y tienen una contracción rápida de corta duración, ellos tienen poco poder de permanencia. 

Los músculos de la pechuga de las aves, los músculos de vuelo, son predominantemente fibras blancas en aves que tienen muy poca capacidad de volar. Vuelan distancias muy cortas con movimientos de las alas muy rápido, como la gallina. 

 

Fibras rojas tienen la mioglobina y otras estructuras celulares para la producción continua de energía para la contracción. Estas fibras tienen una lenta contracción de larga duración. Los músculos de vuelo de las aves que vuelan consisten principalmente en fibras rojas.

 

Tipos musculares

 

Así como los mamíferos, las aves poseen tres tipos de músculo, liso, cardíaco (control no voluntario, músculo en tracto gastrointestinal y corazón) y esquelético, este ultimo constituye la mayoría de la masa muscular.

Hay tres tipos de músculos que se encuentran en el cuerpo animal. Estos son:

  1. Los músculos involuntarios que se encuentran en las paredes del tubo digestivo, los vasos sanguíneos, los conductos de aire y otras estructuras tubulares. Estos músculos están más allá del control de la voluntad por el ave y son llamados músculos involuntarios. Las fibras de estos músculos no tienen estrías transversales o rayas y por lo tanto se dice que son sin rayas.
  2. El músculo cardíaco del corazón. Esto también es un movimiento muscular involuntario, pero es estriado y tiene una estructura diferente a otro músculo. Es nucleada, contiene muchas fibras de células de Purkinje y forma un sincitio (célula con varios núcleos, resultante de la fusión de varias células), pero no se distingue del protoplasma en las células.
  3. Los músculos voluntarios, estriado o rayado del cuerpo de la gallina, que mueven las diversas partes del esqueleto o apéndices, estos consisten en fibras musculares de tipo filiforme muy diminutos, contenidos en paquetes cerrados por vainas de tejido fibroso.

 

Sistema Muscular aviar, el gallo.
Sistema Muscular aviar, el gallo.

 

La contracción muscular

 

La contracción muscular se produce como resultado de un estímulo por lo general se origina en el sistema nervioso, ya sea de forma voluntaria o involuntaria. 

 

Cuando se produce la contracción del músculo, los segmentos miofibrilares acortan como resultado de las capas de filamentos de actina (proteínas globulares que forman los microfilamentos) el deslizamiento a lo largo de los filamentos de miosina (proteína fibrosa). Las bandas a través de la miofibrilla producen el efecto de rayas de músculo esquelético. 

 

El sistema muscular proporciona la energía para el ave y es aquí que gran parte de la energía contenida en la dieta, es utilizado de manera involuntariamente normal y en actividad voluntaria.

 

Movimientos musculares del ala en gallina.
Movimientos musculares del ala en gallina.

Los músculos que mueven las alas

 

En las aves que vuelan, se encuentran adheridos a la quilla del esternón que también sostiene los órganos vitales de la cavidad abdominal.

El desarrollo muscular se ha incrementado a través de la selección genética, como es evidente en las modernas líneas de pollos broiler y pavos para carne, aunque estas aves domesticas solo pueden volar cortas distancia.

 

En aves voladoras la musculatura pectoral es muy roja, indicativo del gran número de fibras musculares ricas en mioglobina (metabolismo aerobio oxidativo) Las aves con músculos blancos y rojos, producen, respectivamente, la carne blanca y oscura.

 

En la carne roja, se encuentran mayores cantidades de grasa y mioglobina; esta última, es un compuesto que transporta el oxigeno y hierro, semejante a la hemoglobina.

Mientras que en las aves que han perdido la facultad de volar, la musculatura es pálida, debido al predominio de fibras musculares blancas glicolíticas (metabolismo anaerobio).

 

Interesa destacar los músculos implicados en el vuelo, se trata de los músculos pectorales, integrantes de la pieza cárnica conocida vulgarmente como “pechuga”. Generalmente se describen un musculo pectoral superficial y un musculo pectoral profundo, también conocidos como músculo pectoral torácico y supracoracoideo, respectivamente.

 

El pectoral superficial se origina en la mayor parte de la superficie de la quilla esternal, clavícula y membrana esternocoracoclavicular y se inserta en el húmero, en su extremo proximal (cresta pectoral). Actúa como músculo depresor del ala durante el vuelo.

El musculo. pectoral profundo se origina en parte de la quilla esternal, cubierto por el anterior; desarrolla un tendón que pasa a través del canal trióseo para insertarse en la superficie dorsal del extremo proximal del húmero. Actúa como elevador del ala durante el vuelo.

 

Dicho tendón puede romperse por un traumatismo (choque o golpe contra una ventana, por ejemplo) y entonces es característico observar que el ave no puede levantar el ala.

Por lo general, el color del musculo está determinado por su actividad, los músculos de fibra roja son los más usados, ellos reciben más sangre y contienen más grasa.

 

Los de fibra blanca son ricos en glucógeno, (sustancia blanca y amorfa que se encuentra en abundancia en los músculos y puede transformarse en glucosa cuando el organismo lo requiere), que son fácilmente degradados en condiciones anaeróbicas (ejercicio físico que comprende actividades breves basadas en la fuerza).

 

En las aves de corral, los músculos de las patas de la gallina, son más oscuros que los de la pechuga, debido al constante esfuerzo que efectúan estos músculos por conservar erguido el cuerpo cuando el ave esta parada.

 

Por el contrario, en las aves voladoras no domesticas, el musculo de la pechuga es más oscuro, y sirve como soporte durante el vuelo. Los pollos de engorde broiler, poseen fibras musculares de mayor diámetro y más claras, que las de nuestras ponedoras.

 

La musculatura pectoral debe ser siempre explorada ya que indica el estado nutricional del ave y puede ser usada para la aplicación de inyecciones intramusculares. Se recomienda introducir la aguja en la parte caudal del músculo pectoral superficial, ya que la craneal presenta un mayor aporte sanguíneo y existe riesgo de introducir las sustancias en el torrente sanguíneo.

 

De entre los músculos propios de ala, destacar la descripción del musculo extensor carporradial.

Originado en el epicóndilo medial del húmero, su corto tendón de inserción se extiende sobre la superficie craneal de la articulación del carpo para terminar en la apófisis extensora del carpometacarpo. Este tendón puede seccionarse en una de las alas para impedir el vuelo, ya que de este modo se limita la extensión de ala.

 

En el miembro torácico de la gallina, además de los músculos, conviene resaltar la presencia del propatagio o patagio. Se trata de un pliegue triangular de piel en la parte craneal del ala extendido entre las articulaciones del hombro y el carpo. Su borde craneal está recorrido por el ligamento propatagial elástico. Para impedir el vuelo, a veces se recurre a una sección triangular de este pliegue. También es utilizado para colocar las grapas que fijan anillas marcadoras en las anátidas.

 

En su superficie ventral puede evidenciarse la vena cutánea cubital, apropiada para venipuntura (Inyecciones y punción) en su trayecto sobre la articulación del codo.

 

Músculos del vuelo de las aves.
Músculos del vuelo de las aves.

Músculos del miembro pelviano

 

Indicar que su función principal es la de mantener el cuerpo erecto y en equilibrio, además de estar al servicio de la locomoción, por lo que todos los músculos están bien desarrollados.

Pueden utilizarse para realizar inyecciones intramusculares, aunque siempre considerando que las sustancias administradas transitan por el riñón antes de incorporarse a la circulación sistémica, al existir en las aves un sistema venoso porta-renal.

 

Por otro lado, conviene señalar que muchas aves de percha y de presa presentan el llamado “aparato recíproco”. Este sistema da lugar a una flexión de las articulaciones interfalangianas de los dedos del pie, siempre que también esté flexionada la articulación del tarso.

Ello se debe a que los tendones de los músculos flexores digitales, se tensan a su paso por la cara caudal del tarso, cuando el ave se agacha (caso de la gallina cuando duerme en el aseladero), dando lugar a una flexión recíproca de las articulaciones de los dedos.

 

Este mecanismo debe ser tenido en cuenta para desasir al ave, ya que ella salta de la percha para soltarse del aseladero.

 

Mecanismo de bloqueo de los dedos para evitar que el ave se suelte de su apoyo mientras está dormida
Mecanismo de bloqueo de los dedos para evitar que el ave se suelte de su apoyo mientras está dormida

 

En la cara medial de la articulación del tarso puede reconocerse la vena tibial caudal.

Su trayecto subcutáneo resulta idóneo para venipuntura (inyecciones y punción) en aves de cierto tamaño.

También con fines diagnósticos, como por ejemplo en la enfermedad de Marek, es interesante saber localizar el nervio ciático a su paso por el muslo, caudal mente al fémur y cubierto por la musculatura medial del miembro.

 

Señalar finalmente que es frecuente la mineralización de los tendones flexores de los dedos del pie (mm. gastronemio, flexores digitales superficial y profundo) y de los dedos de las alas, lo que radio gráficamente debe ser reconocido como un hecho normal.

Los músculos del tronco tienen una importancia menor y los del cuello están muy desarrollados debido a la movilidad de esta región del raquis. Los músculos abdominales e intercostales quedan reducidos a delgadas láminas.

También como consecuencia de la fusión de casi todas las vértebras torácicas y lumbares, los músculos dorsales son menos necesarios, reduciendo su tamaño.

 

Rigidez cadavérica

 

Cuando una gallina o animal muere, las reacciones de energía característicos son irreversibles y los músculos se contraen y no se relajan durante varias horas. 

El efecto de refuerzo de la contracción del músculo se llama el rigor mortis. 

Esta condición se desarrolla a un ritmo más rápido en temperaturas más cálidas o si el animal se sofoco. La relajación de los músculos ocurre generalmente 10 -12 horas después del inicio del rigor mortis debido a los cambios posteriores en el cuerpo.

 

 

Morfología externa gallina

 

 

 

Quieres compartir, o comentar en tus redes sociales.