Ponederos o Nidales desmontables

Ponedero de cuatro compartimentos, desmontable.
Este es el resultado final, os cuento como tenéis que hacerlo paso a paso.

Disposición y construcción de un grupo de cuatro ponederos de madera,

sobre un banquillo o plataforma, que les sirve de soporte común.

 

 Este formato que aquí os presento ya fue ideado y utilizado por uno de nuestro ancestros de la avicultura Española en 1937,  por Don. Ramón J. Crespo, y hay que tener en cuenta que lo antiguo esta muy pensado y revisado para que funcione, por eso me he guiado por él y ahora que están finalizados, los tres que he hecho para mis gallineros, me quito el sombrero de lo bien que quedan y lo prácticos que son para poder hacer su limpieza, cosa que es muy importante para tener controlado a los ácaros.


 

 Materiales :

 

A- Soportes de madera en forma de escuadra de 30 cm, atornillados a la pared.

 

B- Tabla de 30,5 cm, de ancho por 125 cm de largo que formara el fondo de los nidales.

 

C- Testeros o divisiones hechas con tablas de 1 cm de grueso por 30 cm de ancho y 30 cm de alto.

 

Todo esto lo podéis cambiar según las necesidades que tengáis en vuestros gallineros, yo los que he hecho, son de 4 divisiones y les he agregado un asidero, y algún cambio más, lo explico en los siguientes apartados y con las fotos quedara más claro.

 

 

Primer apartado : A

 

Estos soportes en forma de escuadra, tienen que estar bien hechos, es decir con las muescas en los dos lados para unión y encoladas.

 

Para colocarlos bien horizontales y nos queden alineados, tendremos que utilizar una regla recta, un nivel, metro, y lápiz para marcar en la pared.

 

Yo los he dejado desde los aseladeros donde duermen las gallinas con una distancia de 60 cm a la parte de la escuadra donde descansara el fondo de los nidales.

 

Los tornillos que he utilizado están metidos en tacos de 8 cm, utilizar un tornillo grueso como el de la foto y cuando atornilléis que no de vueltas el taco, para que no pase eso hacer con cuidado los taladros con la taladradora, eso es muy importante, para que puedan luego soportar las escuadras todas las estructuras siguientes que le pondremos encima.

Para cuatro ponederos con dos escuadras es suficiente, si ponéis cinco tendréis que agregar otra escuadra más.

 

Escuadra de madera de frente
Escuadra de madera de frente.
Escuadra de madera de lado
Escuadra de madera de lado.

Escuadras colocadas y alineadas.
Escuadras colocadas y alineadas.
Otra prespectiva de las escuadras
Otra prespectiva de las escuadras.

Segundo apartado: B

 

Ya colocado los soportes de escuadras, promediados al espacio que nos hace falta, preparamos la tabla que formara el fondo de los ponederos.

 

Tenemos que hacerle un rebaje por la parte de atrás donde salen las escuadras, para ello, colocamos encima la tabla, la sujetamos para que no se nos mueva a la hora de marcar, con un par de sargentos y con un lapicero marcamos en el soporte donde tenemos que hacer el corte, con el metro medimos cuanta profundidad nos hace falta, esto que parece muy sencillo hay que hacerlo al milímetro para que encaje perfectamente ( después del corte con la caladora, con una lima de madera ajustamos) para que no nos quede junta abierta, porque sería un sitio fabuloso, en especial para el ácaro rojo.

 

En la foto si os fijáis, yo he agregado otras tres tablas por la parte de abajo promediadas y atornilladas al soporte con tornillos de acero de 1,5 cm, pues  he utilizado madera de 1 cm muy dura que he tenido que pre-taladrar con broca fina antes, para poder poner los tornillos (dependiendo del grosor y clase de madera que pongáis aumentáis el tamaño del tornillo) en la madera y ponerles una barra de aseladero, después, esas tres tablas tienen que sobre salir de 12 a 14 cm, eso a gustos.

 

Bien ahora antes de seguir tenemos que preparar en el fondo de los nidales para la pared, yo lo he hecho de ocumen de 0,5 cm de espesor, y en el también tenemos que marcar para hacer un rebaje salvando las dos escuadras para que nos quede perfectamente encima del soporte, esta pieza hay que hacerla bien, pues luego es la que hará anclaje para los nidales finalizados, cuando la tengamos cortada y bien ajustada, la guardamos hasta finalizar el montaje.

Estos 0,5 cm del ocumen, me hace que las divisiones queden a ras del soporte, después de que clavemos el mismo al final y me servirá para poner la tabla delantera de entrada al interior de los nidales, que quedara encima de las tres tablas soporte del aseladero, haciendo cuña todo el conjunto, (en la foto se aprecia el ocumen encima del soporte y la tabla delantera presentada encima del as tres tablas del aseladero ). Si utilizáis madera más gruesas tendréis que promediar el soporte, es decir añadir 1 o los centímetros a mayores, así como la altura de la tabla delantera.

 

Ya en el soporte en la foto se aprecia que he marcado con lapicero las divisiones futuras descontando 1 cm del grosor de la madera divisoria, dejando un espacio de 30 a 30,5 cm interior, esto nos ayudara mucho para después hacer el pre-montaje.

 

En la otra foto, ya esta colocado el aseladero de madera de pino de de 2,5 cm de grosor y un ancho de 5 cm, largo lo que nos pida, bien biselada y lijada por todas las caras y los cantos, y clavada o atornillada a las tres tablas del soporte.

 

Soporte colocado con las marcaciones.
Soporte colocado con las marcaciones.
Soporte colocado con las tres tablas
Soporte colocado con las tres tablas.

Tabla de ocumen finalizada
Tabla de ocumen finalizada.
Soporte  finalizado con el aseladero
Soporte finalizado con el aseladero.

Tercer apartado: C

 

Ya tenemos marcado en el soporte las divisiones futuras de los nidales, antes  preparamos y cortado 5 divisiones de 30 x 30 cm, en mi caso como utilizo tablas de machihembrar, las he pre-encolado antes y luego de poner las partes que me han hecho falta las he apretado con unos sargentos y les he colocado peso encima para que no se encorven o tuerzan, así al día siguiente están listas para utilizarlas.

 

Si utilizáis tablero de madera de pino, lo único que tenéis que hacer son bien las medidas y los cortes para que queden lo más correctas posibles.

Presentamos las divisiones con el ocumen sin clavarlo y promediamos, marcando en el (ocumen) y en la madera delantera.

 

Promediamos las divisiones del nidal, este es de cinco huecos, yo los he hecho de cuatro.
Promediamos las divisiones, este es de cinco huecos, los he hecho de cuatro.

 

Para sujetar las divisiones, utilizaremos una tabla que luego la desecharemos y la colocamos encima en el medio, con una clava-dora ya preparada a mano, empezamos por los extremos, con la ayuda de la escuadra, colocamos la primera pieza mirando que nos quede vertical.

 

Ponemos la tabla que tenemos preparada y clavamos, ( ponerle dos puntas mínimo porque sino después se nos moverán al levantar las) luego la del otro lado, cuando ya tengamos las dos piezas de los lados clavadas a la tabla guía, que luego desecharemos, con la ayuda de las marcas que hemos hecho con el lápiz, hacemos lo mismo utilizando siempre la escuadra en los dos lados, (adelante y atrás ).

 

Cuando ya tengamos todas las divisiones clavadas a la tabla guía, colocamos la pieza (tabla de 8 o 10 cm de alta y el largo 125 cm o el que nos pida) delantera y esta ya la clavamos en condiciones, solo a los cantos de las divisiones, (no al soporte).

 

Terminada esta operación (en las fotos veis el resultado) con mucho cuidado levantamos y la colocamos en una zona para clavarla por la parte de atrás el ocumen o la madera que habíamos guardado.

 

En este proceso, tenemos dos soluciones, a ojo o bien transportando las medidas por la parte de atrás para clavar en los cantos de las divisiones, eso es cosa de cada uno, pero no tiene que salir ninguna punta para el interior de los nidales.

 

Ahora por ultimo pondremos la tabla de 8 cm de ancha ( en esta tabla las gallinas no tienen espacio para subirse y como las divisiones son de 1 cm de espesor se hacen daño si suben) y el largo exacto que nos haga falta en la parte de atrás arriba, haciendo que nos coincida con el ocumen, bien clavada a los cantos de las divisiones de los nidales, luego quitamos la tabla que hemos utilizado de guía.

 

Ya tenemos la estructura montada, ahora queda tapar todas las fisuras, lijar cualquier aspereza y barnizar bien, dos manos mínimo.

 

Aquí vemos la tabla guia que hemos utilado
Tabla guia que hemos utilado.
Los nidales casi finalizados
Los nidales casi finalizados.

Rejunte de grietas con pasta oscura.
Rejunte de grietas con pasta oscura.
Dejando secar para luego lijar.
Dejando secar para luego lijar y barnizar.

 

Y este es el resultado final, tenemos unos nidales que cuando queramos limpiarlos o controlar si hay alguna plaga de ácaros lo podemos levantar sin ningún problema, sacarlo fuera del gallinero para lavarlo o hacer las limpiezas necesarias.

 

Otra cuestión importante es que la madera sea oscura, me explico, si utilizamos pino o maderas claras, lo que tenemos que hacer es teñirla o un barniz oscuro, de color caoba, palisandro et. 

 

Todo ello porque, a nuestras queridas gallinas, les gustan los sitios oscuros y ya que no tenemos tablas por arriba, les damos con la madera oscura las sensaciones que ellas necesitan para estar tranquilas.

 

Espero que os sirva o por lo menos saquéis algunas ideas para hacer los vuestros.

 

Nidales colocados encima de la plataforma,
Nidales colocados encima de la plataforma.
Ponederos finalizados y  podemos mover-lo
Finalizados y podemos mover-lo.
Ponederos inalizados y  podemos moverlo
Para apreciarlo mejor.

 

Si tenemos el problema que nuestras gallinas se suben encima, aunque estamos hablando de un grosor de 1 cm, podemos hacerle una tapa de madera con una inclinación adecuada, para que no puedan subirse encima.

 

 Después de promediar la altura que nos hace falta para que la tapa tenga la inclinación adecuada, y que nuestra gallinas no se puedan mantener en ella, colocamos un listón en la pared, con tres tirafondos y sus tornillos, y le incluimos dos bisagras promediadas, para unir a la tapa.

 

Cuando queramos hacer la limpieza de los nidales desmontables, al levantar la tapa la sujetamos en la pared con cualquier medio, tornillo, abrazadera, cuerda et., esto nos permite hacer la limpieza correctamente.

 

Es conveniente poner dentro de cada nidal, unos recipientes ( estos son de colocar herramientas, los venden en centros de bricolaje de distintos tamaños y son baratos ) como los de la foto, que nos permiten ver y tener controlados los parásitos exteriores que atacan a nuestras gallinas, al mismo tiempo que su limpieza es muy fácil y rápida.

 

Yo aconsejo poner viruta dentro de la caja, y espolvorear diatomea en el fondo, y después de poner la viruta un poco por encima, ya se encarga la gallina de mezclar-lo, y de esta manera tendremos a raya a uno de los peores parásitos, el acaro rojo, pulgas de las gallinas, como otros de menor peligrosidad.

 

Tapa levantada de los nidales.
Tapa levantada de los nidales.
Tapa cerrada de los nidales.
Tapa cerrada de los nidales.

Los Aseladeros


O perchas donde se apoyan, duermen y defecan las gallinas, me he guiado por  este documento antiguo de la foto, para su fabricación, poniéndoles alguna innovación.

 

Todo depende del espacio o tamaño que dispongamos para hacerlo, yo los he promediado al tamaño de los gallineros, utilizando una de las paredes para su fabricación.

 

Una de los cambios que he realizado, en vez de poner pestillos para fijar los dos cuadros frontales, utilizo imanes, muy fácil para quitarlos y realizar la limpieza de sus excrementos, e incluso uno de ellos se puede utilizar como pollera para las nuevas crías poniendo una plancha de madera por encima para que no se ensucien.

 

Aseladeros o perchas para dormir las gallinas, plano.
Aseladeros o perchas para dormir las gallinas, plano.
Aseladeros finalizado de un gallinero
Aseladeros finalizado de un gallinero.
vista de perchas para las gallinas.
vista de perchas.

Puerta frontal del aseladero con los imanes.
Puerta frontal con los imanes.
Puerta frontal con los imanes, y perchas para dormir las gallinas.
Puerta frontal con los imanes, y perchas.

Trampilla de apertura o cierre


La trampilla es muy fácil de hacer, nada mas hacen falta dos guías en ( L) de aluminio, que las atornillaremos a un soporte de madera del tamaño o dimensiones que necesitemos,  todo ello ya armado, lo colocaremos en la pared con dos tacos y sus tornillos, claro esta con nivel o plomada para que nos quede perfecto, luego hacemos la tabla que nos hace falta para utilizarla como trampilla para el hueco que hemos dejado para salir al patio a nuestras gallinas.

 

En la tabla que nos hará la función de puerta que tenemos que cortar, en la medida de ancho dejamos, 0,5 cm de cada lado menos, ( ejemplo si el hueco que tenemos entre las dos guías de aluminio interior, es de 35 cm, cortaríamos la madera de 34 cm), esto es para que nos suba y baje bien, por las guías de aluminio.

 

Nada mas nos queda poner un tirafondo cerrado en el canto de la tabla, para colocar una cuerda, con un taco de madera o otro material en el otro extremo, el cual nos servirá para sujetarla cuando la levantemos con otro tirafondo abierto para que no se baje.

 

Ese tirafondo abierto lo pondremos el ultimo, subimos la trampilla y calculamos la distancia donde tiene que quedar colgada la cuerda para que no se baje, y tengan espacio suficiente nuestras gallinas para poder salir, es sencillo.

 

Trampilla, puerta levantada para que salgan las gallinas.
Puerta trampilla, levantada.
Trampilla cerrada para que no salgan las gallinas.
Puerta cerrada de la trampilla

 

Quieres compartir, o comentar en tus redes sociales.