Picaje o Canibalismo en Gallinas

Aves muertas. Óleo sobre lienzo, 46 × 64 cm de Goya. Madrid, Museo del Prado,1808-1812
Aves muertas. Óleo sobre lienzo, 46 × 64 cm. Madrid, Museo del Prado.1808-1812

 

 

El picoteo de plumas y el canibalismo, representan algunas de las mayores amenazas económicas y de bienestar para la producción avícola.

 

La genética los rasgos para la productividad del huevo y el picoteo de las plumas están relacionadas positiva mente

 


La jerarquía en el gallinero típica, que se produce entre las aves es una de las razones innatas del picaje que desembocan irremediablemente al canibalismo.

 

La problemática está relacionada con las condiciones de vida de las aves y se agrava por las situaciones de stress. Las gallinas y los pollos sometidos o los que ocupan la escala inferior en el orden social de un gallinero son frecuentemente las víctimas del canibalismo.

 

Así como las grandes compañías de reproducción Avicolas, han seleccionado gallinas para una alta productividad, también han aumentado en las gallinas el picoteo de plumas, dentro del comportamiento en la población. Este comportamiento perjudicial es difícil de controlar y puede dañar la cubierta de plumas de la gallina, disminuyendo la capacidad de alimentarse, así como el aumento de la probabilidad de lesiones y el potencial canibalismo.

 

Esta fenómeno está presente en las bandadas o lotes de gallinas ponedoras, que difieren en el tamaño de la bandada, densidad de población, raza o variedad de gallina, o sistema de alojamiento. Por lo tanto, este problema afecta a la mayoría de los productores avícolas de todo el mundo.

 

El canibalismo es un comportamiento que ha evolucionado en una amplia variedad de especies en todo el reino animal y está asociado a una variedad de ventajas y desventajas. Muchas de las especies que realizan canibalismo son estimuladas por factores ambientales que amenazan su supervivencia, la disponibilidad de alimentos, la densidad de población, los factores de estrés ambiental y la regulación de la población, son los motivadores principales que están detrás de los individuos que realizan canibalismo. 

 

El canibalizador consigue la ventaja al realizar canibalismo, como ganar una comida, eliminar a un competidor potencial y reducir su propia vulnerabilidad al canibalismo. Por el contrario, los individuos que participan en el canibalismo pueden potencialmente destruir su propia progenie y reducir su posibilidades de reproducción exitosa, eliminando las parejas.

 

Sin embargo, ninguna de estas desventajas del canibalismo se aplica a poblaciones manejadas por humanos; y algunos de los factores motivadores para la realización del canibalismo se puede aplicar a las gallinas ponedoras.

Las gallinas pueden estar motivadas para canibalizar debido a la percepción de la competencia, de una alta densidad de población, o un factor de estrés ambiental (por ejemplo, estrés por calor), pero no sufren la falta de disponibilidad de alimentos o recursos. Además, como las gallinas se alojan en grupos de edades similares, poca motivación hay para canibalizar, debiéndose de la necesidad de regular la distribución por edades de las aves..

 

Quedan muchas preguntas sin responder con respecto a por qué las gallinas canibalizan y cómo manejar este problema. El canibalismo puede ser un desafortunado subproducto del picoteo compulsivo, no regulado y social mente facilitado. 

Hay condiciones que contribuyen en cierta forma al picaje que lleva al canibalismo, pudiendo clasificarlas en causas nutricionales, ambientales y otras.

 

El picoteo de plumas también puede ser un adictivo comportamiento, que complica aún más la prevención de este conducta una vez que comienza. Si las gallinas son adictas para picotear y tener dificultades para regular el rendimiento de este comportamiento, pueden canibalizar no por deseo para matar, pero sí por su deseo de picotear que es más fuerte, que su capacidad para dejar el abito de picotear.

Por lo tanto, el identificar por qué picotean, cómo eligen sus objetivos para picotear, y qué prácticas de gestión en nuestros gallineros pueden mitigar este comportamiento, es lo primordial para el futuro de la producción avícola.

 

Entre las causas nutricionales se ha señalado que podrían ser determinantes del canibalismo la escasez de proteínas  y de sodio, la alimentación con piensos granulados, el exceso de maíz en las fórmulas, una restricción excesiva de pienso y la falta de agua potable.

 

Las causa ambientales podrían estar en relación con un mal manejo, como por ejemplo :

  • pocos comederos.
  • pocos puntos de abreviamiento.
  • una densidad de población muy alta.
  • un exceso de temperatura o de luminosidad en el gallinero, et.

Dentro de las causas varias, señalaríamos determinadas situaciones ocasionadas por parásitos internos o externos, heridas, falta de elasticidad de la cloaca…

  • Las formas de picaje varían extraordinariamente.
  • Las lesiones más profundas se dan en cabeza y crestas.
  • Aveces las heridas producidas sangran y producen áreas necróticas.
  • Hay variedad de picajes que afectan a las plumas u otras partes del cuerpo.

Conviene señalar que las actitudes del canibalismo suelen entenderse como la instauración de un hábito, sin que medie provocación o causas aparentes.

 

Cosas que pueda causar daño a las gallinas, como cristales, alambres cortados, puntas y astillas de madera, debemos quitarlos y hacer las reparaciones oportunas en el gallinero, galpón y patios. Lo ideal es que todas las aves que estén juntas deben ser de la misma edad y color. Importante controlar los piojos, ácaros, y parásitos externos que pueden acarrear picazón y pérdida de plumas de nuestras gallinas, dejando al descubierto zonas de posible picaje.

 

Las manifestaciones de picaje, como actitud de vicio colectivo, surgen después de haber ingerido sangre o tejidos frescos, lo cual se agrava considerablemente en manadas muy nerviosas o cuando hay una evidente estratificación social. Las manifestaciones del picaje son totalmente externas, variando desde una simple herida, hasta edemas voluminosos. Las aves sometidas a picaje suelen rehuir de las restantes de la manada y esconderse, con lo cual comen poco hasta desnutrirse.

 

La extensión del vicio del picaje es de difícil solución. La mejor forma de paliar sus efectos es mediante el corte de picos.

 

Como tratamientos anti sintomáticos se ha recomendado el uso de tranquilizantes como la reserpina, usar tintura azul en las zonas picadas, reducir la intensidad de la luz y administrar piensos con algo más de fibra.

Picoteo de las plumas en gallinas

Picoteo de las plumas en gallinas.
Picoteo de las plumas en gallinas.

Descripción de comportamiento de picoteo

 

Picotazos de plumas suaves; La gallina usa el pico para picotear suavemente las plumas del conspecífico. Este picoteo normalmente es ignorado por el destinatario y por lo general no resulta en la eliminación de una pluma. Por lo general, ocurre en los combates donde las gallinas son suaves plumas picotear varias veces en un solo combate. Normalmente se dirige hacia la parte posterior o la cola, pero puede dirigirse hacia la cabeza. Cuenta el número total de picotazos.

 

Picotazos severos de las plumas; La gallina usa el pico para picotear a la víctima con fuerza. La víctima generalmente responde al picoteo alejándose o tomando represalias. Puede resultar en la eliminación de una pluma. Generalmente ocurre como un solo evento, pero puede ocurrir dos veces seguidas.

No ocurrirá en los combates. Generalmente se dirige hacia la espalda, la grupa o la cola, pero puede dirigirse hacia la cabeza. Cuenta el número total de picotazos.

 

Picotazos agresivos ; Ocurre cuando una gallina levanta la cabeza y apuñala con fuerza el pico una o varias veces a otra gallina.Los picotazos agresivos generalmente se dirigen a la cabeza, pero también pueden dirigirse al cuerpo. El destinatario usualmente muestra un comportamiento de evitación, al agacharse o alejarse de las aves agresivas. Puede estar asociado a una persecución, separarse, o saltar. Cuenta el número total de picotazos.

 

Aunque la derivación del picoteo de las plumas se pueden sentir en todo un plantel o grupo, la interacción básica del picoteo de las plumas implica solo a dos partes:

 

La gallina que da los picotazos en las plumas y el destinatario de esos picotazos.

 

Según la experiencia individual, cada gallina puede caer en una de las cuatro categorías de comportamiento o fenotipos de comportamiento (Daigle et al., 2015). Como se desconoce si el comportamiento del suave picoteo de las plumas está asociado con el aseo, o si forma parte del mecanismo de afrontamiento general.

El comportamiento de un picoteo severo puede servir como medida adecuada, para discriminar entre los diferentes fenotipos del comportamiento del ave. Las gallinas pueden comportarse como;

  1. Picoteadoras de plumas donde solo dan y nunca reciben picotazos severos de la pluma.
  2. Víctimas donde solo reciben y nunca dan picaduras severas de plumas.
  3. Neutral donde nunca reciben o dan picotazos de plumas.
  4. Víctimas de picoteo de plumas, donde se observa que dan y reciben picotazos severos de plumas.

Se ha observado que algunas gallinas nunca dan o reciben picotazos de plumas o picotazos agresivos.

Su apatía, en comparación con el picoteo de la pluma y las opuestas de las víctimas, hacia el picoteo específico pueden estar relacionados con niveles más bajos de rotación de serotonina, observado en el tálamo dorsal, una región del cerebro importante para controlar la compulsión (Kops et al., 2013).

Por lo tanto, las gallinas que no participan en dar o recibir, con el comportamiento del picoteo, pueden ser consistentes en su falta de comportamiento en el picoteo a lo largo de su vida, tal vez debido a una menor rotación de serotonina (regula el estado de animo del ave).

 

El cerebro asociado con la función inmune, la enfermedad inflamatoria del intestino y el metabolismo de la glucosa se regulan diferencial mente en las aves picadoras, las víctimas y las aves de control, apoyando aún más las diferencias genéticas y morfológicas entre los individuos, basado en su comportamiento con el picoteo de plumas (Brunberg et al., 2011).

 

El gen PMEL17 es una mutación bien conocida que resulta en la expresión del alelo blanco dominante para el color de la pluma. Este gen parece tener un efecto pleiotrópico; es decir, influye en la expresión de aparentemente no relacionados con rasgos fenotípicos del color y comportamiento del plumaje (Karlsson et al., 2010).

 

Por ejemplo, las víctimas se han caracterizado como tener un alelo de tipo salvaje homocigoto en el locus PMEL17 que da como resultado plumas más pigmentadas en comparación con las heterocigotas o individuos homocigotos alelos blancos dominantes (Keeling et al., 2004; Nätt et al., 2007). Bennewitz et al. (2014) en su examen de la heredabilidad de la conducta de picoteo o picaje, ilustró que dar picotazos agresivos y picotazos de plumas era heredable, mientras que, el que recibió las picaduras de plumas no era heredable.

 

Estos resultados se alinean con los resultados de investigaciones anteriores, investigando la heredabilidad de realizar y recibir picoteo de plumas (Rodenburg et al., 2003) durante toda la vida de las gallinas (Kjaer y Sørensen, 1997)

 

Esquema del picaje al canibalismo.
Esquema del picaje al canibalismo.

Uso del espacio

 

La relación entre la densidad de población, el tamaño del grupo, el uso del espacio y el picoteo de las plumas es compleja. Gallinas alojadas con mayor densidad de población, con menos espacio y con colonias más grandes ha aumentado las oportunidades para interactuar con más de sus congéneres.

 

Por lo tanto, puede ser difícil identificar si las gallinas picotean simplemente por casualidad, si las gallinas por recibir más picajes de plumas, debido a que no pueden escapar, o si hay otras condiciones y menor disponibilidad de espacio, esto estimula la inclinación a este comportamiento. En cualquier caso, se ha observado que la densidad de la población influye en el comportamiento del picoteo de las plumas. Pequeñas bandadas o grupos (2450 aves) alojadas en alta densidad (12 aves / m2) se observó que realizaban más picaduras de plumas que las bandadas más grandes (4200 aves) en bajas densidades (7 y 9 aves / m2)  (Zimmerman et al., 2006). 

 

Gallinas alojados en una alta densidad de población (10 aves / m2) sin acceso a las perchas elevadas, eran 4 veces más propensas a desarrollar picaje de plumas (Huber-Eicher y Audigé, 1999). Además, las densidades de población en una etapa temprana de la vida del ave, pueden influir en el comportamiento del picoteo de las plumas durante la edad adulta. Pollas alojados en densidades más altas durante las primeras 4 semanas de vida se realizaron más picaje de plumas durante el período de crianza, resaltar que las experiencias de la vida temprana en el ave, pueden moldear y fortalecer los patrones de comportamiento, la percepción y las preferencias a lo largo de la vida del ave.

 

Los grupos de mayor tamaño en las jaulas también pueden aumentar el riesgo de picoteo de las plumas y canibalismo. Los grupos de tamaños más pequeños utilizados en las jaulas convencionales y amuebladas se han asociado con menos picoteo de las plumas y canibalismo en comparación.

 

Mientras que el recorte del pico puede mitigar el daño del picoteo de las plumas, no influye en la motivación de la gallina para picotear.  Importante también es la legislación en Europa, que está comenzando a clasificar el corte del pico como inhumano, y esta práctica probablemente será eliminada en el futuro cercano.

 

Aunque los genetistas han implementado estrategias de reproducción, que utilizan la selección de grupos en lugar de individuos. La selección de gallinas para reducir con éxito el picoteo de plumas aún no se ha eliminado del repertorio del comportamiento de la gallina. 

 

Por otra parte, a medida que aumenta la base de conocimientos que rodea el picaje de las plumas, al tener más información sugiere la observación de la experiencia individual de la gallina, es de suma importancia para entender cómo actuar en contra de este comportamiento, y por lo tanto no debe ser secundario al seleccionar a favor o en contra de rasgos específicos.

Clases de Picaje

Hay varios tipos de picaje:

  1. Picaje de las puntitas de los dedos: Ocurre en los primeros días, más frecuente en los criados en batería y suelo de alambre que en los que se tienen sobre cama corriente de viruta o paja. Es este tipo de picaje una de las contrapartidas a la práctica de dejar los pollitos recién nacidos en ayunas cuarenta y ocho horas, para mejor la reabsorción del vitelo. Lo hemos observado en los de una tanda que, estuvieron más de las cuarenta y ocho horas en la nacedora. Al soltarlos a la criadora, lo primero que hicieron fue picarse unos a otros las puntas de los dedos, hasta que vieron la comida. Pero también ocurre este picaje sin la circunstancia anteriores y suele ser a los tres o cuatro días. No es alarmante, pero algunos quedan sin algún dedo para toda su vida.
  2. Picaje de los pollos en crecimiento: Por causa del emplume, y aparece a partir de las tres semanas. Se pican los dorsos y el nacimiento de ]a cola, y es el más terrible y el que ocasiona más pérdidas, pues en esta última parte pican con avidez y llegan a vaciar el intestino. Este tipo puede aparecer en diferentes fases del desarrollo con características análogas hasta el emplume total
  3. Picaje de las pollitas:. Es debido al prolapso del oviducto al empezar la puesta, que al verlo rojizo van las demás a picar, comenzando así el vicio.
  4. Picaje de las plumas: En la muda, por las gotitas de sangre que dejan al ser arrancadas. Es menos frecuente.

Por todo lo anterior, se observará que nos preocuparemos más del picaje de los pollos en crecimiento, que de nuestras gallinas o pollitas, pero todos hay que controlarlos para erradicar este vicio.

 

Causas

 

Muchas son las causas a las que se ha achacado este mal o vicio adquirido, y en verdad que casi todas son contribuyentes a él, pues no hay ninguna definitiva o exclusiva.

Exceso de calor, por falta de ventilación o no. Amontonamiento, es decir, falta de espacio en el criadero, así como en comederos y bebederos. Mala alimentación por falta de proteínas, aunque algunos añaden falta de fósforo y fibra. Por alimentos de nula eficiencia, et. Por aburrimiento, cuando no salen al exterior sobre todo. Y hay quien asegura que es hereditario el vicio. En general también ocurre más cuando existen pollos algo débiles o tarados.

 

Medios de prevención

 

Entre los medios preventivos se han citado muchos y de la más variada condición, algunos bastante eficaces, otros francamente nulos y otros curiosos y quizá útiles en algún caso.

Los que llamamos "bastante eficaces" están basados en crear el ambiente contrario al que señalábamos en las causas.

 

Evitar el exceso de calor, sobre todo a partir de las dos semanas, y darles suficiente espacio para expansionarse y comer fácilmente. Tenerlos entretenidos con granos, verdura, et. Separar los sexos cuando las tandas no sean de uno solo, pues siempre los machos son los más propensos a picar por su mayor vigor. Eliminar cualquier pollo que se quede retrasado o débil.

 

Punto esencial es el de la alimentación, siendo la dieta bien equilibrada.

Otros medios, como oscurecimiento del local, ventanas con vidrios de diversos colores, todo lo cual es poco práctico. 

 

También existen guarda-anos, guarda-picos o gafas. Estas últimas, para que no vean más que al inclinarse para comer, y beber, impidiéndole verse de frente las aves y de esta manera se evita el picaje y principalmente en la época de muda. Claro que éstos son más bien para aves adultas, y ya hemos dicho que es menos frecuente en nuestros gallineros.

 

Otros puntos de prevención en adultas es retirar las pollitas con el oviducto prolapsado, abundancia de nidos, y uno al que quizá no se le preste mucha atención, y es que los palos de los comederos o nidales deben estar suficientemente elevados para que las aves del suelo no puedan picarles cuando están comiendo o esperando para entrar al nido.

 

Hasta ahora hemos citado todo lo que se ha propuesto para evitar el picaje. Ahora hablaremos del único procedimiento eficaz. Así es considerado en los países más avanzados en avicultura, lo mismo que por nuestra experiencia y la de granjas que lo practican, nos atrevemos a calificarlo de ese modo. Pues aunque no se pueda asegurar el 100 % de eficacia, prácticamente hablando de eliminar el picaje con el despuntaje del pico. De los anteriores medios hemos subrayado de intención aquellas prácticas de buena crianza, que por razón deben seguirse siempre para no precipitar la aparición del picaje, y que serán de tener en cuenta. 

 

El despunte del pico superior es el único medio efectivo para evitarlo. En España, antiguamente era el medio práctico del despunte el llamado "método Ventura" de reducir el pico cauterizándose con un hierro al rojo, ahora hay otros procedimientos mejores para el ave.

Las aves de razas ligeras Mediterráneas, como las, Castellanas, Andaluzas, Leghorns, son más susceptibles, al picaje y canibalismo que otras razas más pesadas debido a su naturaleza activa y su reacción a los factores ambientales.

 

La importancia del forrajeo ante el picaje

Las gallinas están fuertemente motivadas para forrajear, y su comportamiento de forrajeo no está influenciado por la edad, ya actúan desde pollitos, tanto al sustrato como al verde de forrajeo.

 

Cuando se les da la oportunidad, las gallinas gastarán hasta 40% de su día en buscar comida en el suelo. La exposición de las gallinas al sustrato para forrajeo, incluso por un corto período de tiempo, puede proteger contra el desarrollo de el picoteo de las plumas, al contrario de si no se le proporciona material de forrajeo. Proporcionar verde o sustrato, a una edad temprana puede mitigar el desarrollo de picaje de las plumas durante el resto de en su vida, siempre que la fuente de hojarasca proporcione a las gallinas una calidad continua, y fiable de sustrato.

 

Se deben hacer esfuerzos para asegurar que las gallinas ponedoras tengan acceso continuo a sustratos de calidad para la alimentación y el baño de polvo - arena, comenzando ya desde la crianza temprana. Por lo tanto, proporcionando a las gallinas un sustrato y verde de calidad, con el que puedan forrajear, es importante para su bienestar y primordial para el buen manejo de las aves.

 

El acceso temprano a la cama tiende a reducir el picoteo de las plumas en grandes bandadas de gallinas, y el no tener acceso a la cama para escarbar, los pollos de 1 a 4 semanas de edad se identifica como un factor de riesgo para desarrollar el picoteo de las plumas (Johnsen et al., 1998; Bestman et al., 2009).

 

Las aves que nunca experimentaron la cama, con paja, virutas de maderas, realizaron más picaduras de plumas, que las gallinas que estuvieron expuestas a las virutas de madera desde siempre y a cualquier edad. Lo mismo pasa con los pollitos de las ponedoras, al tener la cama de viruta, hacen más picaduras en el suelo, y menos picaje de plumas, a diferencia de los pollitos que están alojados en listones.

 

Por lo tanto, la eliminación regular o cambio de la cama en los gallineros, la gallina puede activar el incremento del picoteo de las plumas, y nosotros tenemos que ver los riesgos asociados, comparándolos con los beneficios de el no picaje. El acceso constante del ave a la cama de alta calidad puede prevenir el desarrollo de picoteo de plumas.

 

Acceso a las perchas

 

Proporcionar acceso adecuado y oportuno a las perchas es importante para el bienestar de las gallinas. Las perchas no solo aumentan la cantidad de espacio vertical utilizable en el gallinero o recinto, su presencia también proporciona una ubicación que las gallinas pueden usar para escapar de los no deseadas interacciones sociales (jerarquía) o condiciones ambientales indeseables. Se observó un picotazo más suave en el grupo de aves alojadas en el suelo o en el desperdicio de hierba sin acceso a las perchas, que el grupo con acceso a las perchas (Lambton et al., 2010), y menos  picaje de plumas se observó en grupos, con acceso a perchas, así como sustrato para alimentación y baños de polvo o areneros (van de Weerd y Elson, 2006).

 

Por lo tanto, se debe destacar el suministro de perchas en sistemas aviarios, ya que su presencia no solo proporciona a la gallina beneficios para la salud tanto esquelética y muscular, sino que también facilita el movimiento de la gallina y alienta aun natural comportamiento de ella, independientemente de la condición del gallinero o galpón.

 

Además de proporcionar a las gallinas acceso a las perchas, el acceso y su diseño debe ser considerado.

Las gallinas expuestas a perchas con edades no mayores de 4 semanas, mostraron canibalismo cloacal reducido. (Gunnarsson et al., 1999), y se observaron menos picaduras o picaje de plumas en corrales con perchas a 70 cm en comparación con los de 40 cm (Wechsler y Huber-Eicher, 1998). Proporcionar perchas con las alturas adecuadas y durante las fases críticas de aprendizaje y desarrollo del ave. puede tener un gran impacto en el comportamiento del picaje de las gallinas más adelante durante el transcurso de su vida.

 

Alimentación y agua

 

Los alimentos y el agua son recursos altamente valorados por las gallinas. Proporcionar la calidad, cantidad y accesibilidad adecuadas de estos recursos, son primordiales para el bienestar y pueden afectar el comportamiento del picoteo de las plumas.

 

La presentación de los alimentos influyó en el picoteo de las plumas, en los grupos o bandadas de gallinas, con alimentos granulados, comparados con puré o amasijo de alimentos (Lambton et al., 2010) y cambiar la dieta tres o más veces durante la puesta, se han asociado con mayores niveles de picaje de plumas.

El alimento granulado se consume más rápidamente, que el alimentación de puré o amasijo, quizás dejando tiempo extra para picotear las plumas, por eso es conveniente alternar, la forma de la dieta en nuestros gallineros o galpones algunas veces.

 

Se ha demostraron que las gallinas realizaron más picaje de plumas, cuando las dietas contenían menos minerales, proteínas, o niveles de aminoácidos (metionina, arginina) por debajo de los niveles recomendados. Así como con dietas de proteína vegetal con alto contenido de fibra, dietas de bajo consumo o reducciones de alimentos (van Krimpen et al., 2005).

 

Muchos de los factores asociados con el picoteo de las plumas y la alimentación pueden influir en la cantidad de tiempo que la gallina pasa realizando este comportamiento de alimentarse, con la permanencia de la dieta de alimentación proporcionada, así como su sensación de saciedad y frustración. Las gallinas usan sus picos para explorar sus alrededores, por lo que si se dedican a alimentarse y alimentarse más, tendrán menos oportunidades para participar en comportamientos de picoteo de plumas.

Las gallinas que reciben una dieta deficiente mente nutricional pueden experimentar hambre o incomodidad, recurriendo así al picoteo de las plumas para hacer frente a la estresante desnutrición. Si picotean plumas es un comportamiento que la gallina realiza para enfrentarse al estrés o la frustración, tenemos que asegurarnos de que reciben un suministro constante y de calidad en la dieta.

 

Los alimentos compuestos por los nutrientes adecuados que facilitan la sensación de saciedad después de comer, son importantes para mitigar el comportamiento de picoteo de plumas. También se ha observado que la presentación del agua influye en el comportamiento del picoteo de las plumas. El uso de bebedores de campana en comparación con los bebedores del pezón se han asociado con altos niveles de picoteo de las plumas. A pesar de que la razón de esta diferencia no está clara, los bebedores de campanas requieren que las gallinas coloquen su cabeza en el abrevadero para poner el agua en sus picos y requieren que las gallinas bajen el nivel de su cabeza hacia adelante y expongan las plumas de la cloaca a sus congéneres durante el acto de beber.

 

Por lo tanto, las gallinas que realizan el picaje de las plumas pueden tener más oportunidades para participar en este comportamiento, cuando sus congéneres están inclinados a beber en los bebedores de campanas, debemos intentar elevar los bebederos dependiendo de las edades de las aves, ya que las gallinas están menos atentas mientras beben, por no poder observar sus alrededores mientras su cabeza está en el abrevadero.

 

Los bebedores de campana son más propensos a derramarse el agua en el suelo, lo que podría degradar la calidad de la cama y también crear un ambiente incómodo. condiciones (por ejemplo, aumento de las concentraciones de amoniaco, desarrollo de lesiones en los pies) que pueden aportar involuntariamente molestias en las gallinas, estimulando así el incremento del picoteo de las plumas.

 

 

Cacas, Poop, Heces de gallinas

 

 

  

Bibliográfica:

 

MERCK & CO. (1995). Manual Merck de Veterinaria . Rahway, N. J., EEUU.

BUXADÉ, P. (1987). La gallina ponedora . Ed. Mundiprensa. Madrid.

DORN, P. (1987). Manual de patología aviar . Ed. Acribia. Zaragoza.

HOFSTAD, M. S. (1984). Diseases of Poultry . Iowa State University Press, Ames, Iowa.

ZARZUELO, E. (1982). Vademécum de la patología infecciosa de las aves domésticas . Ed. Aedos, Barcelona.

CASTELLÓ, F y CASTELLÓ, J. A. (1960). El nuevo arte de criar gallinas. Ed. Aedos, Barcelona.

OROZCO, F. (1989). Razas de gallinas españolas. Ed. Mundiprensa. Madrid.

LACADENA, J. R. (1998). Genética . Ed. AGESA

PUERTAS, M.J. (1992). Genética, fundamentos y perspectivas. Ed. Interamericana McGraw – Hill.

SANCHEZ-MONGE, E. (1969), Genética . Ed. Espasa – calpe S.A.

OROZCO,F y ROBLA, F. (1986). Aspectos genéticos del gallo de León. XXIV Simposio de la WPSA (Sección española): 199 – 212.

DE LA LOMA, J.L. (1973). Genética general y aplicada . Ed. UTEHA.

CASTELLÓ, J.A., LLEONART, R., CAMPO, J.L., OROZCO, F. (1989). Biología de la gallina. Real Escuela de Avicultura.

LLEONART, F. ROCA, E. CALLÍS, M. GURRI, A. PONTES, M. (1991). Higiene y patología aviares . Real escuela de avicultura.

STURKIE, P.D. (1968). Fisiología Aviar. Ed. Acribia. Zaragoza.

LOHMANN ANIMAL HEAFTH (2012)

Bessei, W., Bauhaus, H., Bögelein, S., 2013. El efecto de la selección de picaduras altas y bajas en las conductas de las gallinas ponedoras relacionadas con la agresión.

Bestman, M.W.P., Wagenaar, J.P., 2003. Factores a nivel de granja asociados con el picoteo de plumas en gallinas ponedoras orgánicas

Keeling, L.J., 2000. Relación entre el picoteo de las plumas y el picoteo del suelo en las gallinas ponedoras y el efecto del tamaño del grupo.

Brunberg, E., Jensen, P., Isaksson, A., Keeling, L.J., 2011. Comportamiento de picoteo de plumas en gallinas ponedoras: expresión de genes hipotalámicos en aves que realizan y recibiendo picotazos.

Nicol, C.J., Lindberg, A.C., Phillips, A.J., Pope, S.J., Wilkins, L.J., Green, L.E., 2001. Influencia de la exposición previa a las virutas de madera sobre el picoteo de las plumas.

Bennewitz, J., Bögelein, S., Stratz, P., Rodehutscord, M., Piepho, H.P., Kjaer, J.B., Bessei, W., 2014. Parámetros genéticos para el picoteo de las plumas y agresivo comportamiento en un gran cruce F2 de gallinas ponedoras utilizando modelos lineales mixtos generalizados.

Kjaer, J.B., Sørensen, P., Su, G., 2001. Selección divergente sobre el comportamiento del picoteo de las plumas en gallinas ponedoras (Gallus gallus domesticus)

Kjaer, J.B., Sørensen, P., 2002. El picoteo de las plumas y el canibalismo en gallinas ponedoras afectadas por genotipo, nivel dietético de metionina + cistina

Lambton, S.L., Knowles, T.G., Yorke, C., Nicol, C.J., 2015. Los factores de riesgo que afectan el desarrollo de picoteo de ventilación y canibalismo en campo libre y Gallinas ponedoras orgánicas.

Rodenburg, T.B., Buitenhuis, A.J., Ask, B., Uitdehaag, K.A., Koene, P., van der Poel, J.J., Bovenhuis, H., 2003. Heredabilidad de picoteo de plumas y campo abierto,respuesta de gallinas ponedoras a dos edades diferentes.

 

 

Quieres compartir, o comentar en tus redes sociales.