Aspergilosis

Enfermedades por Hongos

Micro-grafía electrónica de Aspergillus fumigatus.
Micro-grafía electrónica Aspergillus fumigatus.

 

La aspergilosis :

Es una infección por hongos de las vías respiratorias en las aves jóvenes, también se conoce comúnmente como neumonía criadora.

 

Esta enfermedad es provocada por un moho llamado Aspergillus fumigatus.

 

Tanto en pollos como en pavos, la aves resultan afectadas durante el nacimiento o en el curso de los dos primeros días de vida en el gallinero de crianza.

 

Foto: Dr. Frank Gaillard


 

La aspergilosis :

Es una infección por hongos de las vías respiratorias en las aves jóvenes, también se conoce comúnmente como neumonía criadora.

Esta enfermedad es provocada por un moho llamado Aspergillus fumigatus. Tanto en pollos como en pavos, la aves resultan afectadas durante el nacimiento o en el curso de los dos primeros días de vida en el gallinero de crianza.

 

Pasada la primera semana, las aves se hacen resistentes.

Los animales afectados suelen dejar de comer y muestran síntomas de ahogo o dificultades en la respiración. El organismo se puede localizar en el ojo causando oftalmítis.

 

El primer síntoma que se nota es hinchazón de párpados los cuales se pegan. Aún cuando en los primeros estadios la córnea tiene un aspecto normal, el ave llega luego a la ceguera.

Debajo de la membrana nictitante aparece un granulo caseoso.

 

Al extraer este granulo puede cultivarse el organismo que produce la enfermedad. Si dicho organismo se localiza en la boca, tráquea o bronquios, suele haber carraspera, ronquera, dificultades en la respiración y estertores.

 

Lesiones : 

En las formas más comunes de la enfermedad, suelen encontrarse pequeños abscesos amarillos en los pulmones junto con exudado amarillo-caseoso en los sacos aéreos.

En algunos especímenes, los sacos aéreos contienen lesiones en forma de placas, de aspecto similar a discos, de superficie cóncava formados por anillos concéntricos de tejido necrótico.


En las aves infectadas, las bolsas de aire y los pulmones se muestran de color blanco o manchas amarillas y lesiones.

 

Las aves infectadas toman el aire con dificultad y respiran acelerado.

El aumento de las tasas de mortalidad de 5 a 50 % puede ocurrir dentro de los 21 días después de la colocación de las aves enfermas en el gallinero.

 

Pollitos de un día con signos de aspergilosis son infectadas por las esporas de las especies de Aspergillus, entre los cuales Aspergillus fumigatus es el más común.

 

Huevo infectado de aspergilosis.
Huevo infectado de aspergilosis.
Cultivo de Aspergillus fumigatus
Cultivo de Aspergillus fumigatus. Foto: Dr. David Midgley

Foto:  Dr. David Midgley

 


Las esporas del hongo Aspergillus son como pequeñas semillas secas que se puede propagar fácilmente por corrientes de aire o el viento.

Las esporas se encuentran en pequeñas cantidades a lo largo de todo el entorno y ellas pueden sobrevivir y crecer en una amplia gama de condiciones, pero especialmente en materia orgánica, como la yema de huevo, cajas de cartón y madera no tratada. 

 

El crecimiento de las esporas se iniciada por las condiciones de alta humedad y temperatura (37-45 º C).

Ciclos de alta humedad y temperatura optimizan el crecimiento del hongo (micelio) y la difusión de sus esporas.

El criadero, gallinero, por lo tanto proporciona condiciones ambientales óptimas para Aspergillus para prosperar.

 

 

Las esporas de Aspergillus puede entrar cuando el entorno de la incubadora está contaminada por un alto nivel de Aspergillus, las esporas pueden entrar fácilmente en la unidad y por el sistema de ventilación.

El clima, la temperatura y la humedad en los conductos de ventilación es ideal para la propagación de Aspergillus, especialmente cuando la materia orgánica (residuos) se ha acumulado.

 

La ruta principal en la planta de incubación para las esporas de Aspergillus, sin embargo, es normalmente a través de los huevos contaminados.

Esporas de Aspergillus fijados al cascaron exterior encuentran su camino hacia la clara y la yema a través de fisuras del tamaño del cabello o grietas en la cáscara.

 

La yema de huevo es un sustrato ideal para el crecimiento de Aspergillus y una vez que las esporas han entrado en los huevos, la dispersión en la incubadora está abierta.

Los nidos también contienen varias fuentes de Aspergillus, incluyendo camas, estiércol y los piensos.

 

Los huevos de los nidos por lo tanto pueden contaminarse por contacto con las esporas de Aspergillus. Los huevos en el suelo también, por supuesto, tienen un alto riesgo de ser contaminados.

Inicialmente, la infección por Aspergillus se ha encontrado durante el análisis de rutina de huevos sin eclosionar.

 

Huevos infectados muestran un molde visible en la membrana de la célula de aire. El riesgo de una grave flor de Aspergillus es alto cuando 0,5 por ciento de los huevos para incubar muestran infección clara con un crecimiento visible del hongo. Además, la frecuencia de los embriones que mueren en aproximadamente en 16 días es mayor de lo esperado.

 

Prevención :

Es la primera línea de acción. Para prevenir la infección por Aspergillus en la incubadora y el gallinero, las medidas que se recomiendan son:

 

- No incubar huevos en el piso.

- No incubar huevos rotos o huevos con fisuras.

- Evite madera paredes, techos o superficies en la sala de incubación, ya que Aspergillus crece bien en madera no tratadas.

- Analizar los huevos sin eclosionar de forma regular, y si los huevos se encuentran infectados, tomar medidas para localizar las fuentes de Aspergillus.

- Asegurarse de que el saneamiento de incubación se mantiene por completo.

- Si los moldes se encuentran, tomar medidas inmediatas para limpiar la incubadora.

- Asegurarse de que la incubadora este limpia y desinfectada los conductos de ventilación.

- Recordar que los accesorios de incubación debe estar antes libres de toda materia orgánica para proceder a la desinfección.

 

No tiene ningun sentido para la desinfección de los equipos, bandejas o cajas, cuando los desechos se quedan pegados a las superficies.

 

Si Aspergillus se ha encontrado en el gallinero se recomienda lo siguiente :

 

- Aplicar el fungicida en un intervalo regular porque las esporas de las especies de Aspergillus son altamente resistentes a los fungicidas.

- Cualquier espora superviviente se convertirá en una madura que producen esporas del molde, con lo que el fungicida se debe aplicar antes de esta etapa de desarrollo.

- Localizar y eliminar la fuente de las esporas de Aspergillus, la fuente principal, en la que se suele encontrar en las granjas reproductoras, son las cajas nido (de madera), basura, cajas de cartón y paredes de madera no tratada y techos.

 

 

Bibliográfica:

MERCK & CO. (1995). Manual Merck de Veterinaria . Rahway, N. J., EEUU.

BUXADÉ, P. (1987). La gallina ponedora . Ed. Mundiprensa. Madrid.

DORN, P. (1987). Manual de patología aviar . Ed. Acribia. Zaragoza.

HOFSTAD, M. S. (1984). Diseases of Poultry . Iowa State University Press, Ames, Iowa.

ZARZUELO, E. (1982). Vademécum de la patología infecciosa de las aves domésticas . Ed. Aedos, Barcelona.

CASTELLÓ, F y CASTELLÓ, J. A. (1960). El nuevo arte de criar gallinas. Ed. Aedos, Barcelona.

OROZCO, F. (1989). Razas de gallinas españolas. Ed. Mundiprensa. Madrid.

LACADENA, J. R. (1998). Genética . Ed. AGESA

PUERTAS, M.J. (1992). Genética, fundamentos y perspectivas. Ed. Interamericana McGraw – Hill.

SANCHEZ-MONGE, E. (1969), Genética . Ed. Espasa – calpe S.A.

OROZCO,F y ROBLA, F. (1986). Aspectos genéticos del gallo de León. XXIV Simposio de la WPSA (Sección española): 199 – 212.

DE LA LOMA, J.L. (1973). Genética general y aplicada . Ed. UTEHA.

CASTELLÓ, J.A., LLEONART, R., CAMPO, J.L., OROZCO, F. (1989). Biología de la gallina.

Real Escuela de Avicultura.

LLEONART, F. ROCA, E. CALLÍS, M. GURRI, A. PONTES, M. (1991). Higiene y patología aviares.

Real escuela de avicultura.

STURKIE, P.D. (1968). Fisiología Aviar. Ed. Acribia. Zaragoza.

 

 

 

Quieres compartir, o comentar en tus redes sociales.