Garrapata de las gallinas

Garrapata Argas persicus al natural.
Garrapata Argas persicus al natural.

El Argas persicus es una parasitosis temporal que se presenta con cierta frecuencia en los gallineros en los que abundan las rendijas y elementos de madera.

 

Los argásidos no viven continuamente sobre las aves sino que acuden a ellas para picarlas y emigrar a sus zonas de descanso.

 

La importancia de este tipo de parasitación radica en la naturaleza chupadora de los individuos, por lo que si ésta es intensa pueden provocar anemia y enflaquecimiento.

 

Los argásidos producen una sintomatología general debida a la anemia y otra particular debida a la inoculación de 


toxinas, lo que se traduce en intenso prurito e intranquilidad, determinantes ambos de una caída de la producción zootécnica.

 

En la ganadería aviar, el daño mayor ocasionado por las garrapatas blandas se debe a la pérdida de sangre, que puede ser fatal en casos de infestaciones masivas. Además, las garrapatas de las gallinas son vectores de Borrelia anserina (causante de la espiroquetosis) y de Aegyptianella pullorum, (causante de la egipcianelosis) y pueden transmitir el cólera aviar.

 

Definición :
Las garrapatas son artrópodos que nosotros a veces los llamamos erróneamente insectos. Los insectos tienen tres regiones corporales, seis patas.

Las garrapatas carecen de alas, tiene dos regiones del cuerpo, y dependiendo de su etapa de desarrollo, puede tener seis u ocho patas.

 

Las garrapatas poseen un enorme potencial para la transmisión de microorganismos que pueden causar enfermedades en humanos y otros animales. Estos organismos causan enfermedades incluyen protozoos, virus y bacterias. Las mordeduras de garrapatas, pueden causar una parálisis. Además, las picaduras de garrapatas pueden causar irritaciones de la piel o incluso reacciones alérgicas en personas sensibles que son repetidamente mordidas.

 

Argas persicus es una garrapata blanda, que ataca a las aves causándoles una anemia perjudicial para la producción, irritación y malestar. Cuando una enfermedad cursa con algún tipo de anemia, definiéndose a éstas como la incapacidad de la sangre de transportar oxígeno, se llega invariablemente a una baja en la producción individual que repercute en la de todo el gallinero.

Estas bajas en los rendimientos productivos se ven acentuadas en casos de animales jóvenes, viejos, o aquellos cuyo sistema inmunológico esté afectado en forma temporal o permanente.

Etiología :
Taxonómicamente se puede clasificar a la garrapata de las aves de la siguiente manera:

 

Phylum: Arthropoda
Clase: Arachnida
Orden: Acarina
Familia: Argasidae
Género: Argas
Especie: Argas persicus

Argas persicus es vulgarmente conocida como la "garrapata de las aves" y se encuentra distribuida por todo el mundo, siendo la más común de las especies de este género.
Los hospedadores de esta garrapata blanda son las aves de corral, las palomas, los loros y los periquitos.

Pero es en las gallinas donde posee una mayor importancia debido a la baja producción que a ellas lleva.

Características generales de estas garrapatas :

Son parásitos hematófagos de ciclo directo (monoxeno).

Las mudas se realizan siempre en el medio ambiente y se alimentan sobre el hospedador. Es una especie de garrapata blanda (no posee escudo dorsal) con la superficie dorsal de su cuerpo arrugada.

Los peri-tremas están entre el tercer y el cuarto par de patas y el orificio genital está entre las coxas del primer par de patas.

 

El dimorfismo sexual no es evidente ya que la hembra mide entre 7 y 10 mm y el macho entre 4 y 5 mm. La hematofagia es discontinua y rápida: generalmente es de noche y dura de 15 a 30 minutos.

 

Las garrapatas pasan por cuatro etapas de desarrollo: huevo, larva, ninfa y adulto. Las ninfas y los adultos tienen cuatro pares de patas, mientras que las larvas tienen tres pares.

Todas las etapas de desarrollo de las garrapatas se alimentan de la sangre obligados. 

 

Deben obtener una comida de sangre para mudar a la etapa de vida que viene y para las garrapatas hembras para desarrollar los huevos.

Los machos permanecen en su huésped y se aparean con varias hembras, pero también con el tiempo bajará de su anfitrión.

 

Ciclo biológico :
La hembra deposita, aglutina y esconde en el medio los huevos en grupos de 50-100 después de cada comida (gracias a la secreción protectora de una glándula que ella posee).

La hembra en total pone de 700 a 800 huevos durante toda su vida.

De éstos, luego de un período de incubación de 15 a 30 días nacen las larvas. Estas tienen 3 pares de patas y deben subirse al hospedador para poder alimentarse de su sangre. Una vez que alcanza la piel del hospedador la larva se alimenta durante 5 o 6 días hasta que este repleta de sangre, cae al suelo, allí muda a ninfa 1 en aproximadamente 9 días. Además de este estadio ninfal, poseen otro más (son dos en total), o sea que se alimenta de la sangre del hospedador como ninfa 1 y como ninfa 2, pero la muda entre un estadio y el otro se realiza en el suelo.

Las ninfas poseen 4 pares de patas y deben alimentarse de la sangre del hospedador para poder transformarse en machos a los 4,5 días y en hembras a los 5,5 días.

Una vez alcanzada la madurez sexual los adultos copulan y la hembra permanece sobre el hospedador el tiempo necesario para llenarse de sangre, luego cae al suelo y busca lugares protegidos para poner los huevos. Los adultos pueden pasar hasta un año sin alimentarse.

La duración del ciclo completo varía dependiendo de las condiciones climáticas, y debe estimarse en unos 8 a 10 meses.

 

Argas persicus, garrapata de las gallinas en distintas fases
Argas persicus, garrapata en distintas fases.

 

Signos y síntomas :
Además de la visualización de las garrapatas (agente causal o etiológico) sobre el animal hospedador podemos nombrar signos y síntomas muy característicos de esta afección.

Uno de los más importantes son las lesiones evidentes en la piel de los hospedadores a causa del prurito y del dolor que produce Argas persicus al succionar la sangre, como la formación de eritemas (manchas rojas donde picó la garrapata), vesículas y costras.

Se pueden formar también pústulas en caso de contaminación bacteriana secundaria.

Otros signos evidentes son las consecuencias que trae la anemia en las aves, ya que lleva a que en éstas se produzca una pérdida de peso, caída en la producción de huevos, decaimiento, depresión, toxemia y parálisis.

Como los hábitos de Argas persicus son nocturnos, puede haber cierta intranquilidad en las aves cuando duermen.

Es muy raro que se presente la muerte en algún ave infestado por esta garrapata.

El rascado lleva a una formación aún mayor de las lesiones (las garrapatas y las lesiones que ellas producen se encuentran en todo el cuerpo). La irritación y el estrés de los animales llevan a que éstos sufran de una baja en su rendimiento productivo que se suma al efecto negativo que produce la anemia.
Si la carga parasitaria sobre las aves hospedadoras es muy alta, el desmejoramiento corporal general de los animales es muy evidente.

Al igual que muchas otras especies de garrapatas, Argas persicus cumple un rol fundamental como vector de otras enfermedades, como la de la borreliosis o espiroquetosis aviar, causada por Borrelia anserina y el Cólera aviar causada por Pasteurella multocida.

Por lo tanto en ciertos casos hay que sumarle a los síntomas causados por las garrapatas, es decir aquellos que producen estas enfermedades.

 

Patogenia :
Las garrapatas, como ya se ha dicho anteriormente, son parásitos hematófagos, y debido a esto producen cada vez que se alimentan una úlcera en el punto de incisión porque atraviesan la piel del hospedador, y una placa eritematosa alrededor de dicho punto.

La piel reacciona contra la irritación, formándose una inflamación serosa, descamación y baja local de las defensas, por pérdida de sustancia.

En caso de existir una contaminación por colonización de bacterias u hongos, la inflamación serosa se torna purulenta o sero sanguinolenta debido a la reacción cutánea y las vesículas se transforman en pústulas.

 

Otras enfermedades que pueden aparecer debido a la perforación de la piel son las miasis.

Por supuesto que sus hábitos alimenticios son los que llevan a la anemia característica, que repercute en el animal causando menor producción debido a la incapacidad de la sangre de nutrir y oxigenar a los tejidos corporales en general.

Además se agrava todo esto cuando hay una menor irrigación sanguínea de órganos vitales.

 

Diagnóstico :
El diagnóstico clínico de esta enfermedad se realiza analizando los signos y síntomas antes descritos.

El diagnóstico etiológico, observando al parásito a simple vista sobre el animal en diferentes regiones corporales y en el medio donde se encuentran las aves, como rendijas en las maderas del gallinero, jaulas, nidales, et.

 

Si bien la garrapata es un parásito relativamente sencillo de diagnosticar se debe diferenciar la enfermedad de otras ectoparasitosis de las aves que producen lesiones similares.

Tratamiento :
Para el tratamiento contra las Argas persicus se aplican drogas cuyo espectro abarca a otros parásitos externos. De hecho cuando se está realizando un tratamiento contra esta garrapata se está abarcando a otros ectoparásitos muy frecuentes en los corrales como otros ácaros, las pulgas, las chinches y los piojos.
Si se tiene en cuenta que siendo Argas persicus un parásito cuyo ciclo se cumple sobre la piel del hospedador y en el medio ambiente el tratamiento debe hacerse tanto en uno como en el otro. Cuando se trate el medio ambiente debe tenerse en cuenta de alcanzar todos los posibles escondites donde pueden estar los diferentes estadios de la garrapata.

 

Los productos químicos utilizados para fumigar el medio ambiente donde se encuentran las gallinas son las mismas que para el tratamiento sobre el animal y si bien las drogas son las mismas que para muchos otros parásitos externos, cuando se refieren al tratamiento de Argas persicus se las denomina garrapaticidas (o acaricidas).

En cuanto a la selección de productos, informarse acerca de las prohibiciones o legislaciones para los compuestos y/o toxicidad potencial en la manipulación de los mismos.

Prevención :
El diagnóstico y tratamiento de esta parasitosis a tiempo es la base en la cual debería sostenerse la prevención de la afección causada por Argas persicus.

 

Otro punto fundamental a tener en cuenta en la prevención de esta garrapata es la fumigación o desinfestación ambiental sistemática de todas las instalaciones que puedan tener contacto las aves.
Como drogas preventivas se utilizan las mismas que para el tratamiento de las garrapatas y siguiendo los mismos principios básicos.

 

 

Quieres compartir, o comentar en tus redes sociales.

 

 

 

Bibliográfica:

 

 Lucas Drugueri Veterinario - Univ. de Bs. Aires 09/11/04
Basso, Nilda y otros. 1992. Bases de la Parasitología Veterinaria, Ed. Hemisferio Sur, 157 pp.

Boero, Juan Jose. 1976. Parasitosis Animales, EUDEBA Argentina, 524 pp.
Drugueri, L. 2004. Garrapatas de los animales
Drugueri, L. y D. Modern. 2002. Parasitología Veterinaria. (Parte 1)
Soulsby, E.J.L. 1982. Helminths, arthropods and protozoa of domesticated animals, 7th ed. p. 119-127.
Surumay, Queila. 1993. Parasitismo en Especies avícolas. FONAIAP DIVULGA N°42, Enero-Junio 1993

MERCK & CO. (1995). Manual Merck de Veterinaria . Rahway, N. J., EEUU.

BUXADÉ, P. (1987). La gallina ponedora . Ed. Mundiprensa. Madrid.

DORN, P. (1987). Manual de patología aviar . Ed. Acribia. Zaragoza.

HOFSTAD, M. S. (1984). Diseases of Poultry . Iowa State University Press, Ames, Iowa.

ZARZUELO, E. (1982). Vademécum de la patología infecciosa de las aves domésticas . Ed. Aedos, Barcelona.

CASTELLÓ, F y CASTELLÓ, J. A. (1960). El nuevo arte de criar gallinas. Ed. Aedos, Barcelona.

OROZCO, F. (1989). Razas de gallinas españolas. Ed. Mundiprensa. Madrid.

LACADENA, J. R. (1998). Genética . Ed. AGESA

PUERTAS, M.J. (1992). Genética, fundamentos y perspectivas. Ed. Interamericana McGraw – Hill.

SANCHEZ-MONGE, E. (1969), Genética . Ed. Espasa – calpe S.A.

OROZCO,F y ROBLA, F. (1986). Aspectos genéticos del gallo de León. XXIV Simposio de la WPSA (Sección española): 199 – 212.

DE LA LOMA, J.L. (1973). Genética general y aplicada . Ed. UTEHA.

CASTELLÓ, J.A., LLEONART, R., CAMPO, J.L., OROZCO, F. (1989). Biología de la gallina. Real Escuela de Avicultura.

LLEONART, F. ROCA, E. CALLÍS, M. GURRI, A. PONTES, M. (1991). Higiene y patología aviares . Real escuela de avicultura.

STURKIE, P.D. (1968). Fisiología Aviar. Ed. Acribia. Zaragoza.

LOHMANN ANIMAL HEAFTH (2012)