Muda en gallinas

Distribución de las plumas en ala de la gallina.
Distribución de las plumas en ala de la gallina.

 

 

Las aves presentan el cuerpo recubierto de plumas, cada parte de su cuerpo, dispone del tipo de plumas adecuada a la función correspondiente, las protegen, cubren, manteniendo el calor corporal y sirven para el vuelo, pero hay que renovarlo a este proceso se le conoce como la muda

 

Nuestra gallinas o aves, les ha quedado como vestigio de sus ancestros, los dinosaurios, las escamas que son plumas modificadas, y relegadas únicamente a metatarsos y dedos donde las conservan.


 

Nuestra gallinas o aves, les ha quedado como vestigio de sus ancestros, los dinosaurios, las escamas que son plumas modificadas, y relegadas únicamente a metatarsos y dedos donde las conservan.

 

El elemento más representativo de las aves es el plumaje dentro de su estructura. Ejerce múltiples funciones, entre las que predomina la endotermia o homeotermia (que mantienen su temperatura corporal, autónoma-mente, independiente de la temperatura ambiental que aya) y el vuelo.

 

Al observar el plumaje de nuestras gallinas, ellas nos suministra datos muy variados, que debemos tener en cuenta para una explotación razonable de las mismas, como medio para apreciar cuándo comienza la muda, el tiempo empleado y la evolución de la misma, y fijarnos en las plumas de las alas con los cambios sucedidos en la muda.

 

Normalmente la muda empieza desde finales de verano, y principalmente durante el otoño.

 

La caída y nacimiento de la pluma se suceden con cierto orden, empezando por la cabeza y siguiendo por el cuello, pecho, cuerpo, alas y cola. Las plumas nuevas comienzan a salir inmediatamente que caen las viejas.

Todo ello según su estructura y colores, las plumas brindan distinta tolerancia al desgaste producida por los agentes ambientales que ejercen sobre ellas; claro esta, para conservar su funcionalidad deben ser periódicamente reemplazadas, a esta acción se le llama muda.

 

Una de las principales funciones de la muda, es cambiar o reemplazar el plumaje gastado, pero se consigue también adaptar el aspecto del ave a las diferentes etapas, como cortejo, jerarquía que son vitales para ellas y anuales.

 

Podemos calificar o dividir la muda del plumaje de las aves, en muda corporal y de vuelo, que lo van a efectuar de diferente forma pero con una sincronía en la pluma caída y nacida para no quedar partes del cuerpo de la gallina desprotegidas totalmente.

 

 La muda de las gallinas, se ejecutan de distintas formas o fases, todo depende de las necesidades y el nacimiento del ave. Ellas se ven obligadas a intercalar entre las distintas fases de su ciclo biológico anual, la muda, para no juntar-las con otras épocas de un requerimiento energético como es la reproducción.

 

Durante este período se produce un gran stress psíquico en las gallinas, y son propensas a problemas de enfermedades en condiciones pésimas, comparable a la escasez de alimentos o la limpieza de las instalaciones.

 

Las plumas nuevas se distinguen con facilidad de las viejas, para ello basta apreciar que son más anchas, su cañón es grande, lleno y blando, aparecen limpias y brillantes, mientras que las viejas tienen forma más puntiaguda y están como gastadas, con cañones duros, pequeños y casi transparentes.

 

Las ponedoras persistentes, que inician la muda tarde, producen más plumas al mismo tiempo: dos, tres y cuatro, según la velocidad de 1a muda, y de esta manera la completan antes.

 

En este caso cuando nos encontramos con plumas primarias de la misma longitud, se consideran como una sola, para calcular el tiempo desde que se origino la muda. Es mas incluso las buenas ponedoras no siempre mudan todas las plumas primarias, lo que, unido a la rapidez simultanea de formación de las otras, acorta mucho el período de muda.

 

Se considera que la muda puede ser temprana, mediana y tardía. En las malas ponedoras la muda se presenta temprano, y el proceso es muy lento y poco perceptible. Tampoco reanudan la puesta más pronto que las que mudan tarde, no iniciando su segundo año de puesta, hasta, diciembre-enero, por lo que permanecen improductivas unos cuatro meses. La explotación de las que presentan muda mediana es por lo general beneficiosa.

 

 

Las ponedoras persistentes que continúan poniendo avanzado el verano, inician su muda tarde, solamente dejan de poner de dos a tres meses.

 

En estas aves de muda tardía, las plumas caen rápidamente y su plumaje se presenta tosco y desordenado, no tardando en recubrirse rápidamente el cuerpo con las plumas rudimentarias.

 

En estas gallinas es casi simultanea la terminación de la muda y la entrada en producción de huevos, haciéndolo tan pronto, como las que comenzaron la muda temprana, estas aves son buenas en vitalidad y producción elevada, hay que cuidarlas.

 

Excepcional-mente, en gallinas muy buenas ponedoras, solo cuatro o cinco semanas, son las que permanecen sin poner, y comienzan ha hacerlo de nuevo antes que la pluma nueva este completamente desarrollada.

 

Cuando hacemos la selección de las gallina ponedoras al final del primer año, el aspecto del plumaje nos orientara sobre la persistencia de la puesta. En las muy persistentes por su visitas al ponedero y tener la pluma aun vieja, estarán como ajadas, secas en su base, raídas y sucias, mientras que las malas ponedoras se presentara el plumaje brillante y lustroso.

 

Hay circunstancias que se estiman influyen en la muda y cuyo efecto es anticiparla, retrasarla o provocar su presentación fuera de la época normal. La alimentación inadecuada, la falta de vitalidad anticipa la muda, la buena alimentación la aplaza.

 

 

Las mudas podemos clasificar de la siguiente manera;

 

Ciclos de muda : El cúmulo de todas las mudas que sufre una gallina durante su vida se le llama así siendo característico de cada raza, pudiendo sufrir variaciones, bien en grupo o individuales dentro de la misma raza. Las gallinas portan varios plumajes, característicos de la edad, sexo o época del año.

 

Plumaje juvenil : Ya los pollitos salen del huevo cubiertos de plumón, que rápidamente comienza a ser sustituido por el juvenil. En muchas razas este plumaje juvenil es sustituido durante la época pos-nupcial mediante una primera muda parcial, con la que el ave cobra un aspecto similar al de los adulto, la cual mantendrá durante el periodo invernal, hasta la primavera, época pre-nupcial, en la que otra muda parcial le suministrara el plumaje reproductor.

 

Muda parcial : La mayor parte de las gallináceas, experimentan otra muda anticipadamente a la época de cría, que normalmente afecta sólo a plumas del cuerpo, con lo que cambia el porte del ave para desempeñar su función de ponedora o reproductora, consiguiendo al mismo tiempo adaptar su plumaje a la estacionalidad climática.

En ocasiones la pollitas procedentes de incubaciones tempranas, que han llegado pronto a su madurez sexual, se presenta al llegar el otoño después de una breve periodo de puesta suele pasar en la raza Castellana negra por ser muy proliferas, produciéndose una muda parcial en las plumas del cuello, cola y en una o dos primarias que no llegan a alcanzar nunca su completo desarrollo, durante esta muda parcial cesa la producción por lo que hay que intentar regular las incubación natural (Cluecas o lluecas), como la artificial de incubadora para que esta muda no se pueda presentar.

 

Muda por desgaste : Para adquirir el plumaje nupcial, no siempre es necesario realizar una modificación de plumas. Muchas aves lo hacen por desgaste del plumaje invernal, en la que no se produce un cambio real de ellas. En nuestros corrales nos hemos fijado que en distintas zonas del ave tienen plumas de diferente tonalidad o decoloraciones y también en el brillo de las mismas, produciéndose un desgaste o rotura apreciable en las puntas, esas plumas son las que van a cambiar por el desgaste de las mismas.

 

Muda total : la mayor parte de las gallinas muda mayoritariamente todo el plumaje al menos una vez al año. Cuando se produce este cambio total, hablamos de que la gallina corta su ciclo de puesta y todos sus recursos los utiliza para realizar el cambio de sus plumas.

 

En la muda total o completa, cada zona de plumas se actualiza como un conjunto, con una rapidez y duración programada, es decir que cada pluma crece en el sitio donde esta localiza su predecesora, pero con un cierto intervalo de tiempo, en referencia a las contiguas, de esta manera podemos intuir que una pluma se demora con la contigua, hasta que haya crecido un poco para caerse y dejar crecer a una nueva. De esta forma, se produce una especie de renovación de todo el plumaje, en todos los diferentes sectores corporales del ave.

 

En este estado el ave necesita sus recursos propios y los que les podamos dar nosotros a mayores, es decir no cortar la cantidad de alimentos en la dieta, porque como no nos producen huevos pues se la recortamos.

 

Eso es un error del avicultor de antaño, este proceso tiene importantes implicaciones en el metabolismo de las gallinas. La producción de nuevas plumas requiere gran producción de energía. La pérdida progresiva del plumaje corporal en las gallinas, disminuye su capacidad aislante, necesitando más energía para controlar su temperatura.

 

Por ello debemos aportar buenos alimentos a la dieta con muchas, proteínas, grasas (semilla de girasol, maíz..) y un complejo vitaminado que les ayude para compensar el desgaste que tienen que hacer de sus recursos propios durante tres meses, esta muda es la mas importante tanto para nuestras gallinas como para nosotros, de ello depende la recuperación del ave y como se comportaran en la nueva puesta y en el ciclo reproductor.

 

Que Relación hay entre la muda y la puesta.

 

Siempre ha sido muy discutido el problema de la relación existente entre la muda y el cese de la puesta. La realidad es que hay una íntima conexión entre ambos procesos, y ello sugiere la idea de que los elementos que se emplea la gallina en la producción de huevos, se utilizan durante la muda en la formación de la pluma.

 

Generalmente cesa la puesta cuando comienza la muda de las plumas de las alas, y ya no se reanuda hasta que se completa. De aquí la importancia que tiene para la identificación de las buenas ponedoras. El cese de la puesta se puede explicar, porque el estado en el ave es tal, que el organismo no pueda soportar al mismo tiempo, la producción de huevos y la formación de la pluma.

 

La muda supone un gran gasto de energía de la gallina, empleados en la formación de la nueva pluma, para darnos una idea de ello, baste considerar que el peso de todas las plumas de un ave representan la quinta parte del peso total de su cuerpo, y no podrá realizar con normalidad sin un deterioro del organismo, si no le proporcionamos, con la alimentación o dieta, los elementos constitutivos necesarios para el plumaje.

 

Experiencias realizadas por estudiosos de la materia ya en 1940, como Penquite, Thompson y Heller, sobre el desarrollo del plumaje en los pollos, y en las que usaron más de cien combinaciones de varios granos en la dieta, proteínas de origen animal y vegetal, vitaminas y minerales, demostraron que el empleo de un solo grano como alimento produce un plumaje peor y que las raciones bajas en proteínas son poco satisfactorias, dando mejor resultados las mezclas de proteínas de distinto origen que las obtenidas de uno solo.

 

Se ha comprobado que, para la formación de la pluma, es preciso un aminoácido denominado cistina, su presencia en las raciones, en cantidad suficiente, da lugar a un ahorro en el consumo de proteínas.

 

Las sales minerales es necesario que entren a formar parte de la ración en elevada proporción, y cuidaremos que el aporte de vitaminas esté suficientemente asegurado, especialmente en lo que se refiere a las vitaminas A , D  y riboflavina.

 

Las necesidades de vitamina D se cifra en 60 a 80 unidades por cada 100 gramos de alimentos, especialmente si no reciben en buena parte del tiempo la beneficiosa acción de la luz solar. Las de riboflavina se estiman en 130 unidades.

 

La forna de administración de los alimentos será semejante a la utilizada durante otras épocas, es decir, a base de mezclas de granos y mezclas secas como habitualmente se hace durante todo el año.

 

Las mezclas de granos como ejemplo, pueden estar constituidas de la siguiente manera para 10 kilos ;

 

MEZCLA GRANO 1º
KILOS
Avena. 5
Maíz o Cebada.
5
MEZCLA GRANO 2º KILOS
Avena.
4
Maíz.
4
Girasol semilla (pipa).
2


En la mezcla seca, lo mejor que podemos hacer es proporcionarle a nuestras aves un buen pienso equilibrado en su mezcla de una marca comercial, que nos de garantía de su composición y fabricación, en el cual ya viene incluido todos los minerales, vitaminas, proteínas, et.

 

En cuanto a la manera de distribuirlos; la mezcla seca (pienso) se tendrá a disposición de las gallinas durante todo el día, y a mediodía se les dará una ración abundante de verde, muy importante (trébol enano, berza, alfalfa, et.).

 

La mezcla de granos se suministra en pequeñas cantidades, en las primeras horas de la mañana y más abundante al atardecer, esparciéndola sobre la cama (viruta, paja), las gallinas se encargaran de buscar y escarbar, para conseguir los granos haciendo ejercicio al mismo tiempo.

 

 Mis Gallinas están desplumadas

 

Con frecuencia se ven gallinas o grupos de gallinas desplumadas y los que no saben de ello, creen que es que están en muda, pero no siempre están en lo cierto.

 

Sin tener nada que ver con la muda, las gallinas, como todas las aves domésticas pueden desplumarse en cualquier momento del año por efecto de ciertos parásitos, como el acaro de la pluma y la polilla del plumaje, que destruye las barbas de la pluma dejándolas sólo el tubo o cañón y el raquis y aun ocasionando la caída completa de la pluma, que naturalmente, se substituye por otra que nace tras ella y que a su vez es destruida por el parásito, quedando así desplumadas las aves gran parte del año.

 

Otras veces ese desplume obedece al picaje, un vicio muy común entre las gallinas que se tienen clausuradas en poco espacio y sin la alimentación adecuada y que tiran o arrancan las plumas unas a otras e incluso se las comen, por el poquito de grasa que llevan en el tubo o la gotita de sangre que se puede producir al arrancarla.

 

Este vicio es algo terrible, porque cuando se generaliza en el gallinero ya no hay quien lo contenga.

 

El avicultor debe, separar la primera gallina en la que observe esa conducta como único remedio de combatirla, cabe el dejar sueltas las gallinas en pleno campo, no solo porque así se distancian unas de las otras, sí no porque también al recrearse en la busca de hierbas e insectos, se entretienen y pierden así ese vicio en poco tiempo.

 

Otra manera de tenerlas controladas, es colocar fruta o brochetas de verduras colgadas, para que estén ocupadas o entretenidas y se olviden de desplumar a las compañeras.

 

Hay que tener esto presente para no confundir la muda normal y anual con el desplume por vicio o como efecto de afecciones parasitarias.

 

 

Selección de gallinas ponedoras, por la muda en su ala

 

 

 

Quieres compartir, o comentar en tus redes sociales.