Syngamus trachea

Enfermedades parasitarias

Syngamus trachea- macho y hembra.
Syngamus trachea macho y hembra.

 

Conocido también como la lombriz de la tráquea, es un verme redondo, que como su nombre lo indica, localizado en la tráquea de diversos tipos de aves de corral.

Las aves (adultas o en cría), sin otros síntomas de enfermedad, bostezan de continuo, aunque en realidad de lo que tratan es de proveerse de aire porque sienten sofocación o falta de aliento, cuando la vía respiratoria se estrecha por los gusanos, e incluso realizando un amago de bostezo, como queriendo, expulsar algo de la garganta.

Este parásito, puede ocasionar problemas, que van desde severa dificultad respiratoria hasta la posible muerte del animal.

Ambos parásitos, macho y hembra, permanecen unidos en copula de por vida.

 

La singamosis o mal del bostezo, es una enfermedad parasitaria que se caracteriza por la presencia de nematodos en el interior de las vías respiratorias altas, tráquea y raramente bronquios, siendo producida por el Symgamus trachea.

 

Las aves (adultas o en cría), sin otros síntomas de enfermedad, bostezan de continuo, aunque en realidad de lo que tratan es de proveerse de aire porque sienten sofocación, o incluso realizando un amago de bostezo, como queriendo, expulsar algo de la garganta.

 

Relacionado igualmente como la lombriz de la tráquea, verme redondo que como ya su nombre lo indica, se encuentra localizado en las vías respiratorias altas, en la tráquea de diversos tipos de aves. Este enfermedad parasitaria, suele presentarse al entrar en el verano y puede atacar a todas las aves domésticas, pero por las que el Syngamus trachealis, muestra preferencia son los faisanes, dentro de las que se incluyen las gallinas, palomas, et.

Se observa, que ocasiona problemas, desde fuerte dificultad respiratoria, pudiendo llegar a ocasionar la muerte del ave.

 

Seguro que en más de una ocasión, nos hemos encontrado con alguna gallina o gallo, con leves ronquidos al respirar, sacudiendo la cabeza sin un motivo aparente, tosiendo.

La presencia de las lombrices en el interior del sistema respiratorio, determina un cuadro más pronunciado, en las aves jóvenes y caracterizado por sofoco, pérdida de apetito, tristeza general y adelgazamiento.

 

Descripción:

 

Estos pequeños nematodos (gusanos redondos) son hematófagos ( el hábito de alimentación de aquellos que se nutren con sangre ). Una vez alcanzado el organismo de un ave, gallina, que es el ( hospedador final ), sus órganos preferentes para el parásito, suelen ser la tráquea y los bronquios, rara vez se observan en los pulmones o los sacos aéreos. Allí se adhieren firmemente al epitelio y lo perforan, alimentándose de la sangre que irriga la zona.

En vida del parásito, su coloración muestra un tono rojo intenso, todo ello debido a la abundancia de la sangre en su sistema digestivo.

 

 

Ciclo de vida:

 

La hembra, de dos centímetros de longitud, con la vulva muy próxima a la extremidad anterior, lugar en el cual se encuentra aferrado el macho, por el sistema que muestra en su extremidad posterior, llamados (espículas; son órganos genitales accesorios de penetración, ubicadas en el extremo de la cola del macho de los nematodos, cerca de la bolsa copulatoria. llamado Bolsa copulatriz ) .

El macho, de 0.6 centímetros, es bastante más pequeño que la hembra.

Los huevo del parásito tiene forma del cítrico limón, con dos opérculos en los extremos.

 

Tanto el macho como la hembra, estarán unidos en copula de por vida, tomando la forma de un tenedor, color rojo por la abundante sangre en su interior, la copulación permanente, es una de las características más llamativas de esta especie, lo que les otorgan un aspecto de horquilla, tomando de ello, uno de sus nombres típicos en castellano, gusano horquilla.

La boca con la que se aferra el parásito a la pared epitelial, para extraer y succionar la sangre, tiene una forma de copa, por esta singularidad, deriva uno de sus nombres anglosajones gapeworm (gusano boquiabierto).

La hembra pone huevos que serán expulsados por el ave, con las secreciones del mucus traqueal, mediante tos y estornudos, o en las heces fecales.

 

Gracias a este tipo de reproducción (copulación permanente), la producción de huevos es constante. Son de forma elíptica y con un tamaño aproximado de 45×80 µm (micras), están recubiertos de una gruesa cutícula, para poder resistir las distintas circunstancias medioambientales y presentan un opérculo en cada extremo.

 

El huevo ya en el exterior, encontrando las condiciones optimas de temperatura y humedad, estando en su forma embrionaria, pasará el huevo por 3 etapas de maduración, alcanzando la ultima, entre los 8 y los 16 días, tras la puesta de la hembra, es como infestan, a las aves, al introducirlo en su sistema digestivo con algún alimento. Si el huevo no es ingerido por el ave, eclosionara la larva, que estará lista y preparada para infestar igualmente.

Las lombrices de tierra, caracoles, babosas y pequeños coleópteros et, son los que ingieren los huevos y larvas del Symgamus trachea, para luego diseminar los en lugares distantes, aumentando así el radio de acción para la contaminación de las aves.

 

Cuando el ave ha ingerido, tanto los huevos como las larvas, sigue el curso del tubo digestivo y en las primeras partes del intestino, la larva perfora la mucosa intestinal, para alcanzar los finos capilares, por los cuales alcanza el hígado, corazón y finalmente los pulmones.

 

Una invasión masiva de larvas en el pulmón puede ocasionar una neumonía hostil, sobre todo si se trata de animales jóvenes, los parásitos alcanzan los bronquios, Allí mudarán dos veces, gestando la fase adulta en 6 días, tras haber sido ingeridas por el ave, acoplándose machos y hembras de por vida, viajando posteriormente hasta la tráquea donde estarán ya en su localización definitiva y en dos semanas, la hembra comenzara a poner huevos, reiniciándose así el ciclo evolutivo del parásito. 

 

Syngamus trachea, Macho y hembra en cópula de por vida.
Syngamus trachea, Macho y hembra en cópula de por vida.
Syngamus trachea, huevo bioperculado.
Syngamus trachea, huevo bioperculado.

 

Sintomatología:en las gallinas:

 

  • Fuerte dificultad respiratoria, por bloqueo de la traque, estornudos con abundante secreción, y tos.
  • Mucha sed, postración, nerviosismo, y pico entreabierto.
  • Traqueitis hemorrágica.
  • En aves jóvenes, neumonía grave, bronquitis. et.
  • Anemia, si la pérdida de sangre es abundante.
  • Si la infestación es masiva, puede producir asfixia.

En los caso más avanzados aparecen unos síntomas respiratorios, con accesos tusígenos ( reflejo que produce tos, al ser estimulados los nervios eferentes de la tráquea ) y expulsión de mucosidades por orificios nasales, y el pico.

 

El diagnóstico, en el laboratorio de los parásitos:

 

Para probar su presencia y observar directamente la existencia del parásito adulto en la tráquea, se puede hacer, mediante una contraluz fuerte, retirando las plumas del cuello y estirando la piel descubierta. También puede usarse la endoscopia. Pero lo más fácil, es detectar la presencia de huevos, mediante el uso del microscopio:

  • Descubrir en las heces, o en las secreciones respiratorias. los huevecillos del parásito.
  • Las heces sometidas a una sencilla flotación.
  • Encontrar en la autopsia, los gusanos rojos unidos, en la traquea.

 

La vía de transmisión:

 

El Syngamus trachea puede llegar a nuestras gallinas tanto por transmisión: directa o por hospedadores.

 

Directa:

Por la ingestión de la gallina, con el alimento en los comederos, el agua, manchados o con restos de heces de aves infectadas, por restos de mucosidad traqueal infectada, entre ave y ave, por haber alcanzado la boca al toser, o bien por picoteo de sustrato contaminado con huevos o larvas, en el patio del gallinero o alrededores, huerta.

 

Hembra y macho de pardal o gorrión común. Passer domesticus.
Hembra y macho de pardal o gorrión común. Passer domesticus.

 

hospedadores:

 

Los huevos del parásito Symgamus trachea, como sus larvas, están presentes en el exterior, y pueden ser ingeridas por una gran variedad de animales, como el gorrión común, tórtolas, tordos, que se convertirán en portadores o intermediarios, de transmisión de la infección. En el suelo las lombrices de tierra, caracoles, babosas e incluso insectos como en el caso de las moscas.

 

Algunos estudios indican, que la capacidad infectiva de las larvas de Symgamus trachea suelen incrementarse, cuando su ciclo vital cuenta con un hospedador, especialmente si se trata de lombrices de tierra.

 

Lombriz de tierra, lumbricus terrestris.
Lombriz de tierra, lumbricus terrestris.

 

Las larvas al tener un hospedador intermediario, interrumpen su crecimiento y se enquistan dentro de los tejidos del animal. Muchas veces en zonas de fácil acceso para los depredadores.

Estos quistes pueden permanecer viables, y por tanto infectivos, durante prolongados periodos de tiempo.

 

El tiempo que transcurre en la fase de una afección parasitaria se sitúa entre los 12 y los 14 días. Determinadas larvas, migrando directamente por el intestino, son capaces de alcanzar los pulmones viajando a través de la cavidad peritoneal, (es un espacio extremadamente delgado situado entre las dos capas (hojas) del peritoneo: la hoja parietal y la hoja visceral ), lo que prolonga el periodo y retraso en la aparición de los síntomas en la gallina.

 

Prevención y control:

 

Este parásito, se consigue por ingestión oral, por lo que las medidas principales, se dirigirán al control de los alimentos, el grit, y el agua.

  • Aislamiento de las aves con síntomas, para su tratamiento.
  • Cuarentena y control de las aves nuevas en el gallinero.
  • Limpieza e Higiene del gallinero y sus patios..
  • Eliminación de caracoles, babosas, lombrices, escarabajos, et.

 

Tratamiento:

 

Su control es bastante sencillo, y todavía no se han documentado problemas serios de resistencia a los antihelmínticos habituales por parte del Syngamus trachea.

Detectado el problema, su veterinario le podrá aconsejar acerca del tipo de medicamento a usar, de su dosis y tiempo de administración.

 

Los más utilizados; Levamisol (Ergamisol) , Fenbendazol (Panacur), la Ivermectina pueden ser eficaces en el tratamiento de cepas resistentes.

 

Junto con el tratamiento, es importante asumir un plan de reducción de riesgos de infección, limitando la exposición de las gallinas a los focos de infección, eliminando el acceso de aves silvestres con mayas por las que no puedan pasar a los gallineros o patios, manteniendo una estricta higiene de comederos y bebederos.

 

Syngamus trachea, macho y hembra.
Syngamus trachea, macho y hembra.

 

Bibliográfica:

MERCK & CO. (1995). Manual Merck de Veterinaria . Rahway, N. J., EEUU.

BUXADÉ, P. (1987). La gallina ponedora . Ed. Mundiprensa. Madrid.

DORN, P. (1987). Manual de patología aviar . Ed. Acribia. Zaragoza.

HOFSTAD, M. S. (1984). Diseases of Poultry . Iowa State University Press, Ames, Iowa.

ZARZUELO, E. (1982). Vademécum de la patología infecciosa de las aves domésticas . Ed. Aedos, Barcelona.

CASTELLÓ, F y CASTELLÓ, J. A. (1960). El nuevo arte de criar gallinas. Ed. Aedos, Barcelona.

OROZCO, F. (1989). Razas de gallinas españolas. Ed. Mundiprensa. Madrid.

LACADENA, J. R. (1998). Genética . Ed. AGESA

PUERTAS, M.J. (1992). Genética, fundamentos y perspectivas. Ed. Interamericana McGraw – Hill.

SANCHEZ-MONGE, E. (1969), Genética . Ed. Espasa – calpe S.A.

OROZCO,F y ROBLA, F. (1986). Aspectos genéticos del gallo de León. XXIV Simposio de la WPSA (Sección española): 199 – 212.

DE LA LOMA, J.L. (1973). Genética general y aplicada . Ed. UTEHA.

CASTELLÓ, J.A., LLEONART, R., CAMPO, J.L., OROZCO, F. (1989). Biología de la gallina. Real Escuela de Avicultura.

LLEONART, F. ROCA, E. CALLÍS, M. GURRI, A. PONTES, M. (1991). Higiene y patología aviares . Real escuela de avicultura.

STURKIE, P.D. (1968). Fisiología Aviar. Ed. Acribia. Zaragoza.

LOHMANN ANIMAL HEAFTH (2012)

Pablo Junquera, 2013, Parasitipedia.net.

Robert B. Altman, Susan L. Clubb, Gerry M. Dorrestein y Katherine Quesenberry, 1997, Avian medicine and surgery.

Lapage G, 1968, Veterinary Parasitology.

Kaufmann, J., 1996, Parasitic Infections of Domestic Animals.

Hieppe,T., 1985, Lehrbuch der Parasitologie. Band 3. Veterinärmedizinische Helminthologie.

 

 

Quieres compartir, o comentar en tus redes sociales.